La antigua Universidad Laboral será derribada para levantar dos grandes naves logísticas con 2.500 empleos

Este espacio cerró en 1997 por las graves deficiencias constructivas que afectan a la mayor parte de sus edificaciones

La promotora aragonesa Montepino ha adquirido los terrenos de 38 hectáreas propiedad del Gobierno de Aragón y del Sepes en el polígono de Malpica. En este espacio, donde se encuentra la antigua Universidad Laboral de Zaragoza, cerrada desde 1997 como consecuencia de las graves deficiencias constructivas que afectan a la mayor parte de sus edificaciones, se construirán dos o tres grandes naves logísticas para acelerar la atracción de nuevas empresas interesadas en instalarse en el entorno de la capital aragonesa, que aspirarían a crear unos 2.500 puestos de trabajo.

Esta operación, que supondrá una inversión de 150 millones iniciales a los que se sumarán otros 75 de los futuros inquilinos, permitirá convertir un suelo “inutilizado” en la mayor parcela logística que “jamás se haya vendido” la Comunidad, ha señalado el presidente de Aragón, Javier Lambán, que ascenderá a 384.000 metros cuadrados, superior incluso que la de Amazon en Plaza. “Es una inversión potente a corto plazo. Son dos naves, que podrían ser tres, según encajen en los clientes, y comenzarían a levantarse de forma inmediata”, ha afirmado el presidente de Montepino, Juan Vera, que ha confirmado el firme interés de dos empresas en instalarse en estas naves.

El proyecto consiste en el desarrollo de alrededor de 177.000 metros cuadrados construidos, que estarán distribuidos en, al menos, dos edificios logísticos, modernos, sostenibles e innovadores desde el punto de vista tecnológico. Los nuevos edificios se levantarán bajo los parámetros del Leed Gold, que es un sistema internacional de certificación sostenible. Además, se acondicionará el espacio con una zona verde y un aparcamiento de 1.100 plazas y otros edificios de usos administrativos y oficinas.

Las previsiones establecen un plazo de dos meses y medio para completar la redacción del PIGA, que incluirá la ordenación urbanística, el proyecto de urbanización, el de reparcelación y los proyectos constructivos de las naves y otras edificaciones. Así, se estima que la aprobación inicial de esta figura de ordenación del territorio se producirá en septiembre de 2022 y la definitiva, en febrero de 2023, de manera que el inicio de las obras se fijaría para la primavera de 2023. La primera fase de obras precisará un año y un periodo similar la habilitación de los últimos espacios proyectados, de manera que la obra estará concluida a finales de 2024, generando 2.500 puestos de trabajo cuando el complejo esté a pleno rendimiento.

Montepino, que ha desarrollado en los últimos años hasta un millón de metros cuadrados para logística en España, ha llevado a cabo hasta la fecha tres proyectos en Aragón, concretamente en Empresarium, aunque el de Malpica será el más grande que la promotora logística haya llevado a cabo en nuestra Comunidad y uno de los cinco más grandes que ha realizado en España.

El Gobierno de Aragón y el Sepes firmaron en noviembre un protocolo con el objetivo de habilitar estas 46 hectáreas de Malpica, que requerían una recalificación urbanística para hacerlos “apetecibles” a las empresas que “continuamente” buscan instalarse en la Comunidad. “Pusimos en marcha la operación correspondiente y le hemos impreso la mayor velocidad posible. No era habilitar suelo para ver si alguien se interesaba, sino habilitarlo para un empresario que ya se había interesado por él. De ahí la celeridad en todos los trámites, la diligencia con la que hemos trabajado”, ha remarcado Lambán, que ha presentado el proyecto tras ser aprobada la declaración de interés autonómico.

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha visitado este miércoles los terrenos del polígono Malpica, donde se ha mostrado confiada en que el proyecto “afiance” a Zaragoza como “nodo de actividad económica de enorme valor y potencial estratégico”. “Dispone de una red de plataformas logísticas que está dando magníficos resultados en el desarrollo de una actividad económica generadora de empleo y pone en valor esa estratégica posición de Aragón en el sur de Europa”, ha afirmado.

La Universidad Laboral Femenina entró en funcionamiento en 1967 y fue un icono de los tiempos del desarrollismo en España, vinculado inicialmente al Ministerio de Trabajo. Su actividad docente cesó en 1997, cuando imperaban ya otros métodos de formación en el país, y con una edificación obsoleta y muy deteriorada, a causa sobre todo de la utilización de cementos aluminosos en su construcción. En este momento, sus suelos vuelven a activarse en una etapa volcada a la modernización del tejido productivo de Aragón.

Print Friendly, PDF & Email