Me he enterado de que mi hija con 19 años está yendo al psicólogo. No me lo ha contado y me he enterado por mi hermana. Me duele que haya confiado en ella en lugar de en su madre.

Hacer que tu hija confíe en ti no es nada sencillo, especialmente en ciertas edades como la adolescencia, donde su mundo es más complicado. A medida que pasan los años la confianza que puedan tener los hijos con sus padres es vital para convertiros en su gran apoyo. ​

Cuando ciertos aspectos de la vida de los hijos no son compartidos con los padres, no siempre es sinónimo de falta de confianza. A veces es por miedo a ser juzgados, señalados, a no ser comprendidos, por vergüenza e incluso con la intención de evitar sumar preocupaciones al círculo familiar. Acércate poco a poco a ella y muéstrale que puede confiar totalmente en ti, empieza por darle ejemplo contándole aspectos de tu vida que te preocupan, que te entristecen, que te hacen incluso vulnerable, para que ella pueda normalizar que uno puede estar mal, atravesar etapas difíciles en la vida y que es importante confiarlo en la familia porque no te hace peor persona.

Mi consejo: Estate especialmente cerca de ella, preguntándole cómo se siente, pero dándole a su vez espacio y tiempo para conseguir que se abra a ti. Si hay algo que valoran mucho los hijos es que los padres estén allí cuando lo necesiten.

Print Friendly, PDF & Email