Adrián Gimeno: «El empleo deriva en la escasez de emancipación de los jóvenes en Aragón»

El director gerente del Instituto Aragonés de la Juventud (IAJ), Adrián Gimeno

En Aragón hay un espacio dedicado únicamente a los jóvenes, a ser su refugio cuando más lo necesitan, su compañero de aventuras, su guía y su mejor consejero, es el Instituto Aragonés de la Juventud (IAJ). Allí tienen cabida todas las personas desde los 14 hasta los 30 años que viven en la Comunidad, sin importar cuáles sean sus circunstancias. Un lugar donde pueden encontrar todo tipo de servicios, desde ocio hasta asesorías de salud o voluntariados. Adrián Gimeno es una de las personas que hace esto posible y es que él es el director gerente del IAJ.

Pregunta.- ¿Qué beneficios tienen los jóvenes gracias a la existencia del IAJ?
Respuesta.- Por desgracia, el IAJ no es uno de los organismos públicos más conocidos por el público joven y ese creo que es nuestro principal reto. Ofrecemos múltiples servicios de ayuda para la juventud en todos aquellos ámbitos en los que hay una necesidad. Por lo tanto no siempre estamos trabajando las mismas áreas, aunque los bloques suelen estar muy claros: empleo, vivienda, ocio, salud. Nuestro programa es muy amplio, a veces está basado en programas de prevención, otras en intervención y otras simplemente en proyectos de ocio, culturales o para favorecer algún tipo de descuento a través del Carné Joven, que es uno de los programas más conocidos del IAJ.

P.- ¿Qué proyectos tienen ahora en marcha?
R.- Por las fechas en las que estamos, empezamos ya con la campaña de verano. Los campamentos o campos de voluntariado que oferta el Gobierno de Aragón y en los que animo a familias, chicos y chicas que quieran disfrutar de un verano diferente, después de dos años duros de pandemia, soliciten su plaza. Lo pueden disfrutar tanto aquí como en otras partes de España o en otros países con los que tenemos intercambio de plazas.

El IAJ ofrece múltiples servicios de ayuda para la juventud

P.- ¿Cómo se solicitan esas plazas?
R.- A través de la página web tenemos ya el procedimiento de reserva de plaza. En principio de prescripción porque luego hay un sorteo público entre todos los usuarios que se han inscrito. Intentamos que todos nuestros procedimientos sean online. De todas formas, algunas oficinas comarcales y municipales de la juventud colaboran con estas inscripciones para, aquellos sitios que no tengan internet o acceso a estas solicitudes, lo puedan hacer a través de los técnicos de juventud que hay en el territorio. Son aliados para intentar llevar todas las políticas públicas a toda la Comunidad y que ninguna persona, por vivir donde viva, se quede sin estas opciones.

P.- ¿Cómo podría recibir más impulso el IAJ?
R.- Los organismos de juventud nacieron en el área de ocio y tiempo libre, se conocían por el tema de los campamentos y el voluntariado. Necesitábamos dar un paso más y estamos lanzando otro tipo de servicios de intervención directa a través de asesorías. En poco tiempo hemos puesto en marcha unas siete u ocho que van desde la vivienda o el empleo hasta el bienestar emocional. De esta manera damos más opciones y mayor cabida a situaciones que están viviendo los jóvenes y pueden acudir a nosotros de manera gratuita. Por eso, estamos yendo más allá en nuestras áreas de trabajo, ya a programas de intervención para solucionar problemas que la crisis sanitaria ha agravado de una manera muy elevada.

P.- ¿Cuál cree que son los principales retos a los que se enfrentan hoy en día los jóvenes?
R.- El empleo sigue siendo uno de los principales problemas de la juventud. Que un 20% no se pueda emancipar porque no tiene suficientes ingresos nos lleva a esa segunda preocupación: el empleo deriva en la escasez de emancipación en Aragón. El no llegar a un 20%, y eso que estamos por encima de la media española, nos tiene que hacer reflexionar, porque generación tras generación estas dos cuestiones se repiten. No es algo novedoso y es que es algo estructural de difícil solución. Aunque en estos momentos soy optimista por la reforma laboral y la subida del SMI. Vamos por el buen camino, pero queda mucho por recorrer.
Por otro lado, a raíz de la pandemia, se ha empezado a hablar más de salud, especialmente salud mental. Nosotros pusimos una asesoría de bienestar emocional y ya es una de las que más demanda tiene. Empezamos solo con dos profesionales dos días a la semana y a día de hoy atendemos ya de lunes a viernes, mañana y tarde, y con cinco profesionales. En coordinación, obviamente, con el Departamento de Sanidad para derivar al área de salud mental aquellos casos que requieren intervención más clínica o es una patología grave. Yo diría que esas son las tres cuestiones que están afectando a la juventud.

Desde el IAJ regulan los requisitos y condiciones que tiene que tener una escuela de tiempo libre

P.- También tienen una asesoría especializada en violencia de género…
R.- Esta asesoría nace en colaboración con el Instituto Aragonés de la Mujer (IAM). Trabajamos todo lo que tiene que ver con la prevención y sensibilización de los jóvenes aragoneses e intentamos llegar a todo lo que el IAM no puede. Ellas trabajan con mujeres víctimas de violencia de género en las que medie una denuncia, en cambio nosotros trabajamos en un paso previo, no hace falta denuncia. No solo hacemos una atención psicológica urgente ante un suceso que ocurre a una mujer joven, sino que también hacemos acompañamiento para interponer la denuncia a la sede policial, a sede médica para hacer el reconocimiento y también a sede judicial, es decir, días antes de que se celebre una vista les enseñamos el espacio para que se sientan mucho más seguras y no sufran tanto en este proceso.
Es una asesoría que ojalá no tuviera que estar y ojalá pudiera desaparecer pronto, pero es necesaria porque también tenemos, por desgracia, mucha demanda en este ámbito. El año pasado atendimos alrededor de 70 mujeres y la veintena puede ser la edad donde más casos se atendieron.

P.- Y tienen varias escuelas…
R.- Desde el IAJ regulamos los requisitos y condiciones que tiene que tener una escuela de tiempo libre, más conocidas por la expedición de diplomas de Monitor y Director de Tiempo Libre. Lo que hacemos es acreditar que cumplen los requisitos y certificamos esos diplomas que tienen validez a la hora de poder trabajar. A día de hoy son tres diplomas, pero este año vamos a empezar a lanzar otra tipología, son reconocidos por las entidades tercer sector y por las empresas a la hora de contratar. No solo son válidos para realizar un campamento, sino que se suelen pedir para ludotecas, casas de juventud… Es obligatorio disponerlo para trabajar en un comedor escolar o para los monitores que trabajar en rutas escolares en los autobuses. Tienen un arraigo importante en Aragón: son más de 60.000 las personas que a lo largo de estos últimos años se han sacado estos diplomas.

También vamos a ir diseñando cursos de especialización en los próximos meses. El primero va a ser un programa de Gestión de la Diversidad en el Tiempo Libre para poder tratar la inclusión, la prevención del racismo, la xenofobia… en todo lo que tiene que ver con las políticas de juventud, ya sea un espacio joven, un campamento, una ludoteca, etc. Este va a ser con el que nos vamos a estrenar.

Según Gimeno, el empleo sigue siendo uno de los principales problemas de la juventud

P.- A raíz de la Covid, ¿qué ha cambiado en el IAJ?
R.- Pensábamos que iba a dar un cambio radical la manera de contactar con nuestro colectivo, pero a día de hoy hemos vuelto a la plena normalidad. Todos los programas previos a la pandemia ya están en funcionamiento, lo único que nos quedaban eran las becas para jóvenes que participan en proyectos de cooperación. También es verdad que nos hemos especializado un poco más en la gestión de redes sociales, que las teníamos un poco abandonadas, y hemos reconvertido nuestros espacios físicos en lugares mucho más acogedores. Hemos rejuvenecido, por así decirlo, desde la Administración, pero a la hora de relacionarnos creo que hemos vuelto a nuestros orígenes, algo muy positivo. Es verdad que ha habido herramientas que han venido para quedarse y que nos vienen muy bien, son muy ágiles para determinados momentos y poder llegar a todo el territorio.

P.- En cuanto a quejas y sugerencias, ¿hay alguna que destaque?
R.- Se suelen utilizar por algún problema específico en alguna tramitación. Sí que es verdad que tenemos otro tipo de foros donde han estado muy encima estos dos últimos años a la hora de la publicación de toda la normativa que hemos ido sacando de la mano de Salud Pública y que regulaba todas las actividades juveniles. Nos hacían llegar las reclamaciones de “oye tenemos que ir flexibilizando la normativa porque la propia juventud está sufriendo mucho, si el resto de sectores ya lo está haciendo, necesitamos también hacerlo”.

También inciden mucho con lo que tiene que ver con la emancipación, nos piden que no nos olvidemos de sacar continuamente propuestas. Este año, por ejemplo, el bono del alquiler joven que se aprobó por parte del Gobierno de España. Antes de que finalice el año se publicarán los requisitos específicos para nuestra Comunidad y tendrán efectos desde el 1 de enero de 2022. Creo que las políticas de emancipación tienen que durar en el tiempo para que creen unos efectos duraderos.

Print Friendly, PDF & Email