MarÀvic, la firma zaragozana que arrasa entre influencers y acapara las revistas de moda

El vestido Mallorca es una de las piezas de esta colección basada en el lino con colores neutros y suaves

MarÀvic es la marca zaragozana que está arrasando en las redes sociales y en las revistas de moda, y es que la exclusividad, calidad y atemporalidad de sus prendas, sumadas a sus tejidos «joya», hacen que todas caigan rendidas a sus pies. Hace un año, Victoria, su fundadora y natural de Illueca, no se imaginaba que llegaría a vender 200 vestidos en un mes, como está sucediendo con su nueva colección de verano, o que aparecería en los referentes de moda Vogue, Elle o Glamour.

Una colección que grita alegría y buen tiempo, basada en el lino con colores neutros y suaves, pero también tan veraniegos como el naranja de un atardecer en la playa, el marrón de su arena o el azul del mar. Para Victoria, lo que está haciendo triunfar a MarÀvic (maravic-collection.com) es sobre todo la exclusividad, «son tejidos especiales, tejidos “joya” con bordados que no están muy vistos».

«Tienen mucha calidad, todo el mundo cuando nos compra, repite», asegura Victoria. Y además de estas cualidades, son prendas con «durabilidad y atemporales, no siguen tendencias por lo que nunca van a pasar de moda». Así, «se van a poder llevar dentro de diez años y lo harán tanto una madre como su hija» porque esta ropa tiene edad, explica la creadora de la marca. «Veo a personas de 40 o 50 años con mis prendas y les queda ideal, pero también a chicas de 25», señala.

Vestidos como el Ipanema triunfan por la exclusividad de sus tejidos

La nueva temporada de verano «ha encantado, aún no ha empezado la publicidad y ya hemos vendido un montonazo de vestidos», afirma contenta Victoria. La joven cuenta que «el otro día se nos agotó un producto y nos escribió una chica diciendo que se alegraba mucho porque lo que más le gusta de MarÀvic es la exclusividad, estar de vacaciones en un sitio y que nadie lleve el mismo vestido». Esta es una cualidad que sus seguidoras han pedido a MarÀvic que se mantenga en el tiempo, aunque crezcan como marca. Y Victoria afirma que «sí que seguirá siendo así».

También señala que «de Zaragoza nos compra un montón de gente, pero donde más vendemos es en Madrid». Aunque la joven marca ya traspasa fronteras y sus prendas han llegado ya hasta Alemania o Colombia.

Sus colaboraciones, una seña de identidad

Si hay algo que también caracteriza a MarÀvic es su afán por colaborar con otras marcas y artistas españoles para poner en valor su trabajo. Eso sí, «siempre con la misma filosofía que nosotras». Por eso, cuando envían sus prendas incluyen en el paquete un detalle, que suele ser una reproducción de ciertas obras de algunos artistas.

Aunque también envían sus productos a grandes personalidades de las redes. La influencer valenciana Teresa Andrés Gonzalvo, con más de 600.000 seguidores en su perfil de Instagram, va a ser la siguiente en tener en sus manos uno de los vestidos de la colección de verano y es que «al enseñárselo quiso colaborar con MarÀvic», detalla Victoria. También Teresa Sanz, Cristina Bermúdez, Mercedes Bellido o María Ruiz Acuña se han puesto sus prendas y hasta ahora todas las colaboraciones que han hecho son «porque a la gente les gusta», es decir, que lo hacen de manera altruista.

La camisa Formentera también forma parte de esta colección veraniega

A la hora de elegir a las colaboraciones, como con tiendas de joyas o zapatos para las sesiones de fotos, es «algo mutuo». «Entre marcas te preguntan mucho, te escriben, me dan la enhorabuena…», pero siempre son marcas «con la misma filosofía que nosotras», o sea confecciones que «no son en masa, made in Spain y con producto de calidad», recuerda Victoria.

Por otro lado, este mes van a Madrid con una agencia «muy importante y vamos a hacer un “brunch” con diferentes instagramers», cuenta la fundadora de MarÀvic. Por ejemplo, el artista Santiago Picatoste o Paola Freire de Foodtropia, «gente a la que yo admiraba realmente», confiesa.

Nuevos tejidos y vestidos cortos

También MarÀvic ha tenido problemas derivados de la crisis de materias primas, por ejemplo, «con la blusa que más gustó de la colección: la sacamos hace tres semanas y ahora el tejido, que lo confeccionan en Alemania, nos han dicho que hasta mediados de julio no va a estar disponible», cuenta Victoria. La joven lamenta que «mediados de julio es como todo el verano acabado, ya nadie compra en agosto ropa de verano».

Aún así, «el día que lanzamos la colección pensábamos que ya lo habíamos sacado todo y, al pasar lo de estos tejidos, la semana pasada ya elegí tres nuevos y vamos a lanzar vestidos cortos», anuncia Victoria. Además, destaca que se le están ocurriendo «cosas nuevas» y que «a lo mejor solo hay para 50 vestidos, pero sacaremos cosas nuevas, igual semanalmente».

Esta colección cuenta con prendas como el vestidos Cadaqués, basado en el lino

La joven fundadora de MarÀvic reconoce que «estoy muy contenta, súper agradecida. La gente tiene muchísima paciencia y entienden todo: lo de los proveedores, que el tejido tarde en llegar, el retraso que llevamos porque no contábamos con lo que ha pasado en esta colección… Estoy encantada».

¿Cómo nació MarÀvic?

Todo empezó en el confinamiento «pensando en cuál sería mi gran sueño, lo que más me gustaría en el mundo», cuenta emocionada Victoria, quien añade que su hermana, Alba, le ayuda con la marca. «Nunca nos imaginamos hacer algo como esto, pero siempre me ha encantado la moda y siempre he estado muy vinculada a ese mundo», manifiesta.

El nombre de MarÀvic viene de su propio nombre: María Victoria. Todas las prendas las confeccionan en un taller de Zaragoza y, además, los tejidos también los compran en la ciudad. Solían comprarlos en tiendas locales, pero ahora tienen también proveedores de Barcelona o Madrid.

Ahora, si pudiera ser a corto plazo, confiesa que sí que le gustaría tener un showroom en Zaragoza o Madrid, como oficina para ella o si tuviera un pequeño equipo, pero también para que la gente se pueda acercar a ver el producto. «Me encantaría y el día de mañana ojalá pueda ser así», dice esperanzada.

La marca tiene un año y para su fundadora, Victoria, ha evolucionado «súper bien». Se lo ofrecen a gente conocida, «a todo el mundo le encanta y todos quieren colaborar con nosotras. Todo es muy positivo», concluye la joven.

Print Friendly, PDF & Email