JIM reconoce que el «orgullo» del Real Zaragoza está «herido» y elude hablar de su futuro

JIM ha reafirmado que su futuro “no me preocupa en absoluto”

Con la salvación matemática ya en el bolsillo, el Real Zaragoza afronta su partido de este lunes en el Carlos Tartiere de Oviedo más pendiente del futuro bajo la batuta de Jorge Mas y Raúl Sanllehí que de la propia competición. Y es que, pese a que el técnico, Juan Ignacio Martínez, ha reconocido que el “orgullo” de su equipo está “herido” por el bochornoso partido ante el Alcorcón, ha sido preguntado hasta en cuatro ocasiones por su futuro en el banquillo de La Romareda, todas ellas sin una respuesta clara que acabe con los debates.

En este sentido, JIM ha reafirmado que su futuro “no me preocupa en absoluto”, y que espera reunirse en próximos días con el nuevo director general, ahora “inmerso en el cambio del club”. “Me preocupa el malestar interno y el luto. Lo del domingo es muy difícil de digerir. Espero la mejor versión de mis jugadores”, ha insistido.

Y así ha seguido una rueda de prensa en donde cada pregunta la dirigía el entrenador hacia ese “orgullo herido” de su plantilla por la última derrota en el municipal blanquillo ante el Alcorcón, colista destacado y descendido a Primera RFEF desde hace ya muchas semanas. “Son momentos que hay que hablarlos y ver la balanza de mi trayectoria en el Real Zaragoza. Me sorprende la pregunta. Tengo toda la mentalidad en el partido del lunes. Estoy muy herido. Pongo toda mi energía en el partido. Espero no defraudar”, ha mantenido.

Tanto JIM como el director deportivo, Miguel Torrecilla, finalizan su contrato el 30 de junio, lo que facilita cualquier relevo en el nuevo proyecto. Ambos llegaron a la capital aragonesa hace año y miedo, siendo el entrenador la apuesta clara y decidida de Torrecilla para salvar del descenso a un equipo moribundo, pero, al parecer, la continuidad de uno no está ligada a la del otro. “Él tiene su mujer y yo la mía. Tendré un agradecimiento eterno a Miguel, que es quien me dio la oportunidad de llegar al fútbol profesional en Salamanca. Tuvimos la oportunidad de Zaragoza, que salió muy bien, porque estábamos muy tocados”, ha afirmado, enfatizando que él vino al club a “ascender a Primera, no a salvarlo de Segunda B”.

Así, poca trascendencia competitiva tiene el partido para un Real Zaragoza ya salvado, pero JIM quiere resarcirse de los últimos encuentros y acabar la temporada con un mejor sabor de boca que en las últimas semanas. “Espero que el equipo no baje los brazos. Estoy convencido por lo que me transmiten los jugadores. Hay muchas cosas detrás de estos partidos, como contratos o seguimientos. Parezco un charlatán. Hay que hablar poco y actuar”, ha insistido el entrenador zaragocista.

Vigaray y Lasure

Por primera vez en las últimas semanas, JIM tendrá a prácticamente toda su plantilla a disposición de jugar. Solo no estarán disponibles Nano Mesa y Carlos Vigaray, este último inédito en toda la temporada por una larga lesión de rodilla, aunque no parece que vaya a tener la posibilidad de pisar el césped en los tres partidos que quedan de temporada. “Está haciendo un sobreesfuerzo. Lleva dos semanas con el grupo después de un año de parón. Poco a poco va mejorando. Dependerá mucho del salto de calidad física para estos partidos. Ahora mismo no está en disposición de competir”, ha explicado.

Distinto caso es el de Dani Lasure. El canterano ya está recuperado del cáncer testicular del que fue diagnosticado a principios de 2021 e incluso lleva inscrito desde el mercado de invierno, pero todavía no ha podido disputar ni un solo minuto, algo que la afición ya espera para poder brindarle una gran ovación a uno de los suyos. “No soy de muchos premios, sino de merecimientos. Tengo entre ceja y ceja el tema de Lasure, que ya puede competir”, ha añadido.

Print Friendly, PDF & Email