Unos enfermeros «cansados física y mentalmente», y sin efectivos, reivindican el Día Internacional de la Enfermera

El colectivo se ha concentrado a las puertas del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza

El sistema sanitario actuó como salvador de la sociedad en la pandemia, pero también sufrió los efectos del virus en la sombra. El personal de los hospitales, ambulatorios o centros de salud ha ido experimentando un desgaste sin precedentes, que ha terminado por hacer mella en colectivos como la enfermería que vive ahora “cansado física y mentalmente” el transcurso de la pandemia. Además, la falta de recursos humanos en las plantillas hace aún más difícil ofrecer cuidados “de calidad y seguridad”. Todo ello han denunciado las enfermeras aragonesas que este jueves, en el Día Internacional de la Enfermera, se han concentrado a las puertas del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza.

Debería ser un día para mostrar “orgullo” por su dedicada profesión, que lo es, pero también sirve como fecha reivindicativa: “La pandemia ha puesto en evidencia que tenemos muchos motivos para reivindicar, como pueden ser que nos faltan miles de enfermeras o que tenemos una Ley de Seguridad del Paciente que está atascada en el Parlamento por los distintos grupos políticos”, ha señalado la secretaria provincial del Sindicato de Enfermería (Satse) de Huesca, María Cruz Oliván.

La Covid puso en evidencia esa falta de enfermeros, apuntan, pero los números relativos a las listas de espera quirúrgica de Aragón “llevan a lo mismo, a que faltan miles de profesionales”, critica Oliván. La carencia de recursos humanos, no solo en la Comunidad sino también a nivel nacional, se traduce en que en las plantas una enfermera se ocupa de 15 o 20 pacientes, cuando lo habitual es que una enfermera se responsabilice del cuidado de seis personas, detalla la delegada sindical de Satse en el Clínico de Zaragoza, Carmen Gómez.

“Eso conlleva sobrecarga para el personal. En las UCIS en España cada enfermera cuidamos tres pacientes cuando la ratio adecuada es de un paciente. Estamos a la cola de Europa. Es una vergüenza cuando se nos llena la boca a España diciendo que es el mejor sistema público del mundo”, ha denunciado Gómez. Todo ello sumado a una “precariedad importante en los contratos”. “Hemos vivido olas y olas de Covid, pasa una ola se quitan los contratos, la Administración se olvida de que vuelve a llegar, los profesionales estamos cansados mental y físicamente, también caemos como pacientes y esto conlleva una sobrecarga mental importante”, ha enfatizado María Cruz Oliván. Para solucionar esta problemática, piden un aumento de plazas o de oferta en las universidades para que salgan promociones “más amplias” de enfermeros.

En este acto de reivindicación, el Sindicato de Enfermería también ha hecho referencia a que los políticos “prometieron muchas cosas después de la pandemia”, pero ahora creen “que ha pasado” y por lo tanto “han roto sus compromisos”. Aun así, les consuela que se sienten “muy apoyados y muy valorados por la sociedad”, y eso les ayuda “a salir adelante”, reconoce la delegada sindical de Satse en el Clínico de Zaragoza.

Print Friendly, PDF & Email