Sánchez confirma que mañana se aprobará el instrumento para topar el precio del gas

Este viernes se celebrará un Consejo de Ministros para aprobar el tope al precio del gas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha confirmado este jueves que mañana se celebrará un Consejo de Ministros para aprobar el tope al precio del gas, con el que se busca reducir «el recibo que pagan familias y empresas».

Lo ha dicho durante una conferencia sobre fondos europeos organizada por ‘eldiario.es’, donde ha explicado la «trascendencia» de la propuesta. «El precio tope es de 40 euros el MWh, frente a los 72 euros de ayer o los 80 del último trimestre», lo que supone «la mitad», ha remarcado el presidente.

Además, Sánchez ha señalado que «el mecanismo tendrá vigencia en los próximos 12 meses, garantizando un precio medio de 48,8 euros». A su juicio, en este mecanismo que se aplicará también en Portugal, es «importante la protección y factor de predictivo ligada ante futuras subidas en un escenario de incertidumbre y volatilidad», y supone una «muestra más de la estrecha colaboración de los dos gobiernos».

El jefe del Ejecutivo ha presumido de que el «Iberismo sienta bien a Europa y a la construcción europea, y lo vamos a demostrar tanto en Lisboa como en Madrid.»

Hoja de ruta clara

El presidente ha desarrollado una intervención en la que ha repasado los objetivos y los hitos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y ha presumido de que España «es líder en ejecución del plan, a mucha distancia del resto de países» de la Unión Europea, destacando que «ninguna turbulencia nos va a desviar de la tarea de transformación gracias a los fondos europeos».

En este sentido, Sánchez ha defendido que el Gobierno de coalición que preside y «las mayorías forjadas en cada una de las votaciones» en el Congreso han dado a España la «estabilidad institucional y política» necesaria para dar «respuesta a las consecuencias de la pandemia y de la guerra».

Así las cosas, y dejando claro que el Ejecutivo mantiene su hoja de ruta, Sánchez ha abogado por «avanzar y avanzar y solamente hacer retroceder aquello a lo que no queremos volver, que es la intolerancia y la corrupción». «Gracias al diálogo y al acuerdo, construyendo convivencia y cohesión, que es muy importante en nuestro país, sobre todo en este contexto, y huyendo, en consecuencia, de la confrontación estéril y apelando a la máxima unidad», ha insistido.

De estas palabras se deduce un mensaje al Partido Popular, máxime después de que fuentes de La Moncloa apunten que el presidente no ha subido el tono contra el líder del PP -tras la intervención en el Congreso y el recuerdo a la corrupción en su discurso- sino que se trata de una descripción de la realidad y que son los populares los que han endurecido el discurso.

Print Friendly, PDF & Email