Jaume Grau vive con el Real Zaragoza su segundo comienzo en el mundo del fútbol

Jaume Grau celebra el primer gol zaragocista ante el Sporting

Hace exactamente dos meses, el Real Zaragoza anunciaba que el centrocampista Jaume Grau era baja indefinida por problemas de corazón. Una arritmia en mitad del partido obligaba a ser sustituido para preservar su salud, y tras el resultado de las pruebas, la incertidumbre se apoderó del jugador. Sin embargo, tras ser intervenido y con un proceso de recuperación que duró lo estipulado, pudo volver a los terrenos de juego ante el Alcorcón. Él mismo ha reconocido que “podría decirse” que está ante un nuevo comienzo de su carrera deportiva.

Este jueves, el valenciano ha pasado por rueda de prensa para contar que han sido “momentos de mucha incertidumbre y difíciles”. Eso sí, tanto los servicios médicos como los miembros del club le pusieron las cosas “muy fáciles” y está “súper agradecido” por ello. Todo surgió durante el partido ante el Fuenlabrada. “Sabía que algo no iba bien. Tenía sensaciones extrañas que nunca había sentido y no se me iban. Se prolongaban durante el partido y se lo comuniqué al doctor. Ahí empezó todo, fuimos al hospital y salió todo lo que había”, ha declarado el jugador.

Un par de meses después, Grau ha dejado atrás sus problemas de corazón, por lo que se trata de un segundo comienzo en su vida futbolística. Todo ha quedado en un “paréntesis”, pero tras el primer diagnóstico, “no sabías en qué iba a derivar”. “No sabía en qué iba a derivar. No es una lesión de isquio o gemelo, sino que era el corazón y no tenía conocimiento de lo que estaba pasando. Al principio asusta mucho”, ha reconocido.

Lo más duro fueron los primeros momentos, “en cuanto te comunican que hay algo que no está funcionando bien en el corazón, la incertidumbre hasta que te dicen que no es grave”. Esa espera fue muy dura, pero aun así intentó no pensar nunca que iba a tener que dejar el fútbol. Ayudaron mucho las facilidades que le dieron desde el club, con los servicios médicos a la cabeza “y transmitiendo calma”. Volver a jugar antes de terminar la temporada hace que todo sean “sensaciones positivas”.

La espera y el redebut

Cuando supo que podría volver, vivía los partidos sin poder ayudar. “Se pasa peor viéndolo desde fuera que desde dentro por la impotencia de no poder estar en el día a día”, ha sostenido. Ahora que ya ha vuelto está “para ayudar” en lo que sea necesario, y solo le falta “un poco de ritmo de competición”. Es algo normal tras sumar solo dos entrenamientos completos con el grupo.

Ahora, más allá de esta cuestión que se corrige jugando, ya está plenamente recuperado. Puede hacer vida “completamente normal” y ya ha terminado la medicación. Ahora se centra en lo deportivo, y piensa en lograr los tres puntos ante el Real Oviedo. Son indiscutibles porque quieren dar una alegría a la afición cuanto antes.

El equipo está “dolido” por lo sucedido ante el Alcorcón, pero tiene que servir “para reaccionar y que no vuelva a suceder”. Afrontan los tres partidos que quedan “con ganas, en la medida de lo que cabe, de dar alegrías a la afición”. Y que todos estén contentos, competir y tratar de ganar. Grau afronta así un tramo final de temporada con la alegría de jugar y recuperar el ritmo para volver a ser el jugador clave en el nuevo Real Zaragoza.

Print Friendly, PDF & Email