El arte de sentir, experimentar y jugar con seda, adoquines y resina llena la Casa de los Morlanes

La exposición se podrá ver hasta el 3 de julio en el Palacio de los Morlanes

Caminar entre adoquines que se balancean ligeramente bajo nuestros pies como metáfora que nos dice que todo lo que creemos estable en la vida, también se puede desmoronar. Cruzar una pasarela metálica bajo la cual podemos ver una inmensa superficie lunar o un pantano de colores azules y verdosos. Entender la arena y la resina como esos charcos que, en las cuevas, son auténticos tesoros para los geólogos. Feeling/ Concealing es la muestra que, desde hoy y hasta el próximo 3 de julio en la Casa de los Morlanes nos enseña que podemos sentir el arte bajo la piel, pero que este también actúa como el filtro entre la realidad y nosotros.

«El arte se mueve en el doble juego de la superficie, de sentir o tapar. El intento de volver a una experiencia directa de lo real a través de lo no mediado y la reflexión ante la propia naturaleza cultural del hecho artístico. Eso es lo que mueve esta exposición», ha reconocido este jueves una de las comisarias de la exposición, Constanza Huerta de Soto. Seis artistas, dos de ellos aragoneses, que han expuesto en ARCO y en otras prestigiosas salas de exposiciones hacen un recorrido por esas experiencias, a veces primitivas, que te da el arte en todas sus versiones.

La obra de Esther Gatón es la primera en la exposición y se basa en esa distancia necesaria para que el arte pueda llegar con toda su magnitud a quien lo admira. Por ello, «Lo crudo y lo cocido», que toma su nombre del libro de Lévi-Strauss, incorpora una pasarela por la que el visitante podrá caminar observando fotografías en seda de organza de géiseres, túneles, suelo marciano o cavernas.

En la siguiente sala algo similar a un trozo de carretera de formas sinuosas sorprende y llama la atención de los visitantes. No es para menos y es que con esa escultura, Antonio Fernández Alvira, reflexiona sobre aquellas cosas de nuestro entorno que, a pesar de parecer consistentes, son frágiles y efímeras. «El fluir en lo fijado» emplea el fraude visual y la teatralización en un intento de demostrar que, efectivamente, esas cosas que componen nuestra escenografía cotidiana.

Jorge Isla continúa el recorrido a través de las cristaleras y escaparates que cubren nuestras ciudades. El gesto inconsciente del albañil que participa en la reforma del local convierte al escaparate en un dispositivo pictórico opaco donde la superficie adquiere carácter de soporte.

Por su parte, Ángela Jiménez Durán busca explorar formas de pensar desde una lógica que sobrepase nuestra limitada experiencia vital. El charco como principio de diferencia o desnivel se presenta como un fenómeno que alberga una inmensa potencialidad para el cambio y para la vida.

Foto: Laura Trives

Para Marlon de Azambuja los grandes arquitectos y urbanistas han moldeado nuestra forma de pensar y habitar en el mundo. Su obra habla del modo en el que habitamos la ciudad, cómo experimentamos nuestro paso por ella y la posibilidad de introducir variaciones en un sistema de ideas prefijado.

La última sala de esta exposición es una inmersión en el registro visual que compone la obra de Jon Cazenave. Las imágenes negras y puras como incisiones sobre el material fotográfico hablan del encuentro de un hombre con su tierra, con su pasado y con su historia. «Con esta obra se vuelve a la esencia, a la naturaleza más instintiva, a los orígenes del ser humano», ha reconocido la comisaria de la exposición.

La exposición “Feeling/Concealing” forma parte de las Rutas por el arte contemporáneo “ActualizArte”, programadas por el servicio de Cultura del Ayuntamiento, que se ponen en marcha a partir del próximo 14 de mayo y hasta el 3 de julio. Los interesados visitarán, acompañados por guías, las salas de exposiciones del Museo Pablo Gargallo, Palacio de Montemuzo, Casa de los Morlanes y La Lonja, en grupos de 15 personas. La inscripción es gratuita y podrá realizarse en: zexposiciones.eventbrite.com

Así, Feeling/ Concealing es la muestra de que el arte puede hacer vibrar bajo la piel y también servir como escudo.

Print Friendly, PDF & Email