La Salud Mental aragonesa advierte del «desborde» de casos y reclama acciones «comunitarias y preventivas»

Podemos ha reunido este martes a los diferentes colectivos que abordan la enfermedad en la Comunidad

La pandemia de la Covid vino acompañada de otra que actuaba en la sombra, aquella que no sin estar a la vista de la sociedad ha podido hacer el mismo o incluso más daño. Se trata de la “pandemia silenciosa” de los problemas de Salud Mental. No es casualidad que desde 2019 sea la principal causa de mortalidad entre la gente más joven y esto es una “tragedia enorme que le puede pasar a cualquiera”, ha expresado la líder de Podemos en Aragón, Maru Díaz.

Sobre todo, a raíz del confinamiento afloraron estos serios problemas de Salud Mental que, dos años después de la llegada de la Covid, siguen siendo un continuo dolor de cabeza. “Se está verificando un aumento de la demanda, un aumento del malestar que aflora hacia los servicios que están desbordados. Pero desconocemos la identidad del problema porque el Departamento de Sanidad no nos ha facilitado las listas de espera hacia los centros de salud mental, pero se ve un desbordamiento general”, ha advertido Carmen Ferrer, psiquiatra y representante de la plataforma de Salud Mental en Aragón.

Podemos ha reunido este martes a los diferentes colectivos que abordan la enfermedad en la Comunidad, y han reclamado actuaciones “comunitarias y preventivas” para tratar de minimizar el efecto de esta patología. “Todo el mundo ha entendido que la solución a la pandemia no pasaba por la hospitalización y las UCIS, aunque eran necesarias, sino por la vacunación y las medidas preventivas. Y en la Salud Mental pasa lo mismo”, ha indicado Ferrer, quien ha incidido en la importancia de reflejar la gravedad en una ley que lo aborde “de una manera positiva”.

Una ley que tendría que reconocer “los factores sociales como determinantes de los problemas de salud mental”; una legislación que defienda “derechos que son importantísimos y mejoran la capacidad de autonomía y autodeterminación de los pacientes y promueve su empoderamiento”, y que plantee “la obligatoriedad de crear estructura y servicios con una ratio de profesionales adecuada que en estos momentos es muy inferior a la europea”, ha indicado Ferrer.

Maru Díaz ha defendido el remedio desde lo público para no encontrar “una sociedad híper medicalizada” a través de esta legislación y de “poner fondos”. Díaz ha asegurado que desde su formación llevan años reivindicando la necesidad de una Ley nacional de Salud Mental, que se presentó en el Congreso en 2019 y se volvió a registrar en noviembre del año pasado. “Esta ley está paralizada en el Congreso, el PSOE no considera que esté en su hoja de ruta aprobarla y esto es un problema. La problemática no se soluciona sola, necesita recursos, legislación y está esperando el sueño de los justos a la espera de que el PSOE la ponga en marcha”, ha criticado la líder de Podemos en Aragón.

Y es que, de no ponerse en marcha, las autonomías “nos encontramos con las manos atadas porque si no tenemos un marco regulador estatal y no tenemos un plan de inversión potente es difícil llevar a cabo las políticas que se necesitan”. En este sentido, Díaz ha recordado el Plan aragonés de Salud Mental 2022-2025, que fue una de las condiciones para aprobar el Presupuesto de este año en el Gobierno de Aragón. Se entendió entonces que el Departamento de Sanidad debía priorizar la pandemia, pero ahora ya se trabaja en él. “Se encuentra en las últimas etapas de participación ciudadana y esperamos poder leer cuando antes, y ver si están recogidas esas demandas fundamentales”, ha apostillado.

Print Friendly, PDF & Email