Cae una banda de tráfico ilícito de vehículos con 82 detenidos, uno de ellos en Zaragoza

Creaban empresas por todo el país para contratar servicios de renting o leasing de vehículos que posteriormente, tras falsificar la documentación, eran destinados a la venta tanto en España como en distintos países europeos. Se estima que el fraude producido por la organización asciende a más de 10.000.000 de euros y a los arrestados se les imputan entre otros delitos de pertenencia a organización criminal, estafa, alzamiento de bienes, falsedad documental, extorsión y blanqueo de capitales.

Durante la operación se ha detenido a esas 82 personas de nacionalidad española y rumana en diferentes provincias del territorio nacional – Alicante (33), Jaén (18), Madrid (11), Murcia (11), Almería (5), Hellín (2), Castellón (1) y Zaragoza (1) – y se han practicado registros en domicilios, sedes jurídicas de empresas y establecimientos dedicados a la compraventa de vehículos. En el operativo se han intervenido 58 vehículos de alta gama, tres cabezas tractoras valoradas en más de 400.000 euros, más de 24.000 euros en efectivo, multitud de documentación y útiles necesarios para la falsificación.

La investigación se inició en febrero del año pasado cuando se detectó en la frontera de Eslovenia a una persona de nacionalidad rumana a bordo de un vehículo con el permiso de circulación falsificado, el turismo, propiedad de una empresa de renting española, había sido matriculado diez días antes en la localidad de Murcia y entregado en esa ciudad al administrador de una empresa con sede en Barcelona.

Poco después, otra persona intentó cruzar la misma frontera con otro vehículo de similares características, también con la documentación falsificada, un contrato de compraventa ficticio y también propiedad de una empresa de renting española, que igualmente había sido matriculado días antes y entregado en la localidad de Murcia al administrador de otra mercantil con sede en Almería.

De esta forma, dos empresas presuntamente no relacionadas y con sedes en diferentes capitales, contrataron y recibieron vehículos en Murcia que acabaron cruzando la frontera de Eslovenia con la documentación falsificada. Los agentes también descubrieron que las dos personas que conducían los vehículos habían entrado en España en avión días antes con billete solo de ida y que no era la primera vez que lo hacían.

A partir de estas informaciones se produjeron las primeras detenciones por los delitos de estafa y falsedad documental y se inició una investigación que de manera ininterrumpida ha permitido la identificación y la detención a lo largo de todo el territorio nacional de todos los integrantes de la organización criminal, desarticulando hasta seis núcleos de tráfico ilícito de vehículos, cada uno con su propia estructura pero interrelacionados entre sí, en Alicante, Madrid, Murcia, Jaén, Almería y Tarragona.

Creaban empresas para adquirir vehículos por Renting o Leasing

La dinámica de esta organización criminal consistía en la creación o la utilización de empresas dedicadas a diferentes actividades y con sedes repartidas por toda la geografía nacional, para contratar servicios de renting o leasing de vehículos, si bien, también utilizaba a personas físicas «mulas» para estas contrataciones.

Una vez que los vehículos estaban en poder de la organización, se realizaba la falsificación de los documentos necesarios, y mediante contratos de compraventa ficticios los trasladaban hasta países europeos, donde se ofrecían a bajos precios a otros entramados delincuenciales que a su vez los vendían a compradores de buena fe. Los investigadores detectaron que en algunos casos y siguiendo la misma metodología los vehículos también eran vendidos dentro del territorio nacional.

Conseguidores y «mulas» para poner los vehículos a su nombre

La organización estaba fuertemente estructurada y conformada por personas que tenían diferentes roles muy definidos dentro de ella. Así, estaban los conseguidores, que mediante empresas o en su propio nombre obtenían los vehículos para posteriormente cederlos a la organización. Los intermediarios o tratantes se encargaban de vender o introducir los vehículos en el mercado legal, otros realizaban las gestiones y la documentación necesarias para lograr la transferencia de los automóviles.

Contaban también con «mulas», que a cambio de una compensación económica, facilitaban su identidad para llevar a cabo el cambio fraudulento de titularidad de los coches y con responsables de establecimientos y negocios de compraventa que realizaban las transacciones.

Además los agentes han detectado otros 50 turismos que están siendo investigados por si pudieran haber sido adquiridos con el mismo procedimiento fraudulento. Los investigadores observaron que algunos de los turismos presentan “caletas” en diversos compartimentos por lo que se investiga también si la organización pudiera estar relacionada con el tráfico de drogas.

Print Friendly, PDF & Email