Ochenta aeronaves se concentran en el aeródromo de Aínsa-Coscojuela de Sobrarbe en un evento único

Pilotos llegados de diferentes puntos de la geografía española así como de Francia se han concentrado durante este sábado en el aeródromo de Aínsa-Coscojuela de Sobrarbe para celebrar el primer encuentro que promueve la Asociación de Pilotos de Montaña de España (APME) después de diez años de inactividad. En total 82 aeronaves han hecho las delicias del centenar de personas que han acudido a un evento único a la par que original, siendo la Comarca de Sobrarbe el lugar elegido para darse a conocer y compartir objetivos.

La APME fue creada en el año 1999. En julio de 2021, tras una década de parón y con la renovada junta directiva en marcha, sus miembros empiezan a establecer una línea de actuación que finalmente ha sido presentada en Coscojuela de Sobrarbe durante la mañana del siete de mayo. “Somos el país de Europa con menor número de pistas de montaña. Queremos crearlas, agrupar pilotos, apostar por la formación especializada. Y continuar celebrando eventos como el de hoy, tan necesarios para poner en común ideas y proyectos”, explicaba Marcos González, presidente de la APME.

Esta era la primera vez que González visitaba el aeródromo sobrarbense, reconociendo haberse sorprendido después de toda una vida dedicada al mundo del vuelo. “Inicié mi carrera aeronáutica en Francia y actualmente vivo en Asturias, que son dos lugares espectaculares. Pero aquí se da una concentración de muchas cosas bonitas: el paisaje, la proximidad al Pirineo, el agua del pantano, la meteorología, y la pista, que es una joya. Esto es un paraíso”.

Por su parte Rafael García, responsable del aeródromo y gerente de la escuela Girolibre, cuenta que lo que en un primer momento se planteó como un encuentro de amigos y socios de una organización ha terminado convirtiéndose en todo un reclamo para aficionados y curiosos. “Inicialmente venían quince aeronaves y han llegado a estar inscritas 141, de las que finalmente han llegado 80 de Cataluña, Aragón, Madrid, Asturias y Cantabria, también cuatro francesas. Estamos muy contentos de la gran acogida y de esta jornada de convivencia que esperamos se repita pronto”.

La mañana se ha desarrollado en torno a diversos propósitos, entre los que el ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe como colaborador, junto a la escuela Girolibre y la Asociación Deportiva Pirineo Aragonés, destacan la promoción del territorio. En palabras del alcalde, Enrique Pueyo, “que una cita de estas características se celebre aquí es una buena noticia para la zona: nos brinda una nueva oportunidad para mostrar los encantos de nuestro municipio y también de la comarca, y evidencia la cantidad de opciones con las que contamos para diversificar el turismo”.

Un aeródromo con todos los servicios

El aeródromo de Aínsa-Coscojuela de Sobrarbe abrió sus puertas al tráfico internacional en la primavera de 2021, aunque el interés de Rafael García y su intensa tarea enfocada en esta infraestructura se remonta al año 2010. Han sido muchas las gestiones y las inversiones realizadas al calor del buen entendimiento entre la Asociación Deportiva Pirineo Aragonés, el ayuntamiento, la CHE, el INAGA y el Comité de Expertos Aeronáuticos de Aragón.

Desde entonces, la escuela Girolibre ha efectuado miles de despegues. Su buena ubicación y el servicio que presta sirven de acceso aéreo a la comarca y son un imán tanto para pilotos experimentados como para aprendices y turistas, que gracias a la escuela Girolibre han probado a ver los magníficos paisajes del entorno desde las nubes.

El aeródromo de Aínsa-Coscojuela de Sobrarbe dispone del código OACI, un código que se utiliza para identificar aeropuertos de todo el mundo; pista balizada, circuito cerrado de cámaras de seguridad y camión de bomberos. En la actualidad están sobre la mesa varios proyectos para mejorar accesos, iluminación y construcción de un nuevo hangar, a la vista del enorme potencial del que presume este recóndito lugar, vecino de los desaparecidos pueblos de Plampalacios y Mediano, y que este sábado han comprobado con sus propios ojos pilotos de diferentes puntos de la geografía española.

Print Friendly, PDF & Email