El autismo como camino para abordar los métodos de enseñanza en las jornadas «Pensemos la inclusión»

Una actitud de escucha y cuidado en el acercamiento al mundo singular de las personas con autismo es la clave para promover una inclusión real y “razonada” como dicen los organizadores de las jornadas “Pensemos la inclusión”, que forman parte del proyecto europeo Ireams y que se han inaugurado la tarde de este viernes en Zaragoza. Convocados por TEAdir Aragón, C. E. I. Patinete y Espacio Torreón, representantes de instituciones y asociaciones de diversos países europeos han destacado la importancia de adaptar los sistemas y enfoques educativos a la singularidad de la diversidad.

La primera mesa de la tarde, titulada “Desde la Universidad”, ha abordado el papel del sector académico en la concepción y diseño de una educación inclusiva de la mano de Magdalena Kohout-Diaz, de la Universidad de Burdeos; Belén Dieste, de la Universidad de Zaragoza, y Michel Grollier, de la Universidad de Rennes.

Los tres han abordado desde la perspectiva más teórica a la más práctica esta cuestión. Magdalena Kohout-Diaz ha insistido en la importancia de no confundir “equidad con igualdad”, para que esa educación inclusiva no signifique “homogeneización o una uniformización”. Asimismo, la experta ha repasado nuevas herramientas digitales que se están desarrollando en el ámbito académico, como el sistema Universal Learning Design, o el proyecto interuniversitario francés “Aspie Friendly”, destinado al acompañamiento de los estudiantes autistas en las Universidades.

Por su parte, Belén Dieste ha subrayado la importancia de revisar los planes de estudios de las Universidades para que la inclusión figure en ellos de forma actualizada y ha repasado prácticas desarrolladas en Unizar, como los cuestionarios a los alumnos de diversos cursos para recoger su sensibilidad en torno a la inclusión. Además, ha insistido en la relevancia de trabajar desde las propias experiencias y perspectivas de los alumnos y futuros docentes, pues “la actitud del profesorado ante la diversidad es clave”.

Empatía y aceptación

Antes de dar paso a la ronda de preguntas, Michel Grollier ha intervenido repasando el origen e hitos del programa Ireams y poniendo el foco en la empatía para con los niños autistas. “Hay que acercarse lo máximo posible a esos objetos que pueblan sus universos, introducirse ahí, para que eso nos permita trabajar con ellos”. “Un mundo inclusivo debe aceptar la diferencia, porque la inclusión es lo contrario al ‘todos iguales’”, ha concluido.

De la universidad y los futuros docentes a los educadores que desarrollan su actividad con niños autistas. Así, la siguiente mesa de debate, “Sobre el terreno”, ha reunido a profesionales de diversos centros: Micaela Frattura, de Antenne 110 (Bélgica), María Jesús Sanjuán y Gracia Viscasillas, de TEAdir Aragón (Zaragoza) y Pilar López de la Garma, de CEI Patinete / Espacio Torreón (Zaragoza).

Todas ellas han repasado, a partir de sus experiencias personales y las de los niños con los que trabajan, formas de hacer en los centros educativos que atienden la diversidad y las necesidades de los niños autistas. Han insistido también en la importancia de llevar la inclusión a todos los espacios escolares, incluyendo, por ejemplo, los comedores.

Desde sus vivencias, que se han entremezclado también con las de padres presentes en la sala, han repasado claves para la inclusión como la adaptación a las particularidades y singularidad de cada niño autista o el uso de disciplinas artísticas para fomentar la gestión emocional. Un enfoque que ha recogido muy claramente este testimonio de Pilar López de la Garma: “No podemos hablar de un método general, pues con cada niño el lugar del profesor va a ser siempre algo a inventar y descubrir”.

Un camino colaborativo

La inauguración de las jornadas ha estado a cargo de Ana Montagud, directora general de Planificación y Equidad del Gobierno de Aragón, y María Jesús Sanjuán, presidenta de TEAdir Aragón, que han mostrado la importancia de colaborar desde todos los ámbitos para avanzar hacia la inclusión real contando con las propias aportaciones, soluciones e invenciones que hacen las personas con autismo para estar en la sociedad sin sentirse invadidos y abrir vías de relación desde la dignidad y el respeto.

Precisamente con este enfoque, dignidad y respeto, como ha explicado Cristina Laborda, responsable de proyectos culturales de Teadir, surgió “El mundo en singular”, la exposición que en el marco de estas jornadas se ha inaugurado esta tarde y que se podrá ver hasta el 21 de mayo. Un proyecto expositivo que se impulsó desde Zaragoza y que desde 2015 hasta hoy ha recorrido Europa, recibiendo miles de visitantes, y actualmente da voz a la obra de más de 60 artistas con autismo. “Esta exposición muestra el camino a la inclusión auténtica”, ha subrayado en su presentación Jean-Pierre Rouillon director del Centre Thérapeutique et de Recherche Nonett.

Las jornadas continuarán mañana sábado, con dos mesas de debate que abordarán la coordinación entre instituciones que trabajan con niños y jóvenes autistas, y también la visión de la inclusión desde el punto de vista de las familias. El encuentro concluirá con la presentación, a cargo de Gracia Viscasillas, de la ‘Guía para una inclusión razonada de los niños autistas en el medio escolar’, que será traducida a cinco idiomas y ha sido elaborada en el marco del proyecto Ireams.

Print Friendly, PDF & Email