La Policía desarticula una trama que cambiaba de compañía eléctrica a clientes para cobrar comisiones

Entre los arrestados se encuentran 26 trabajadores comerciales y 18 administradores que proveían de las bases de datos

La Policía Nacional ha desarticulado una trama que se apropiaba de datos de clientes para cambiarlos de compañía eléctrica sin su conocimiento, algo que permitía a la red hacerse con las comisiones por la captación de nuevos usuarios.

Según ha informado este viernes la Policía, en esta operación han sido detenidas 44 personas en 12 provincias -Barcelona, Cádiz, Castellón, Ciudad Real, Córdoba, Huelva, Jaén, Madrid, Málaga, Murcia, Sevilla y Valencia-. Entre los arrestados se encuentran 26 trabajadores comerciales y 18 administradores que proveían de las bases de datos.

Los encausados accedían a bases de datos personales de compañías eléctricas para usurpar la identidad de clientes y, sin su consentimiento, cambiarlos a otras empresas proveedoras de servicios.

La investigación se inició en septiembre de 2019, cuando los agentes recibieron una denuncia, por parte del administrador de una compañía distribuidora de luz y gas natural, en la que se manifestaba que personas desconocidas se hacían pasar por trabajadores de la empresa y estaban llamando a los clientes.

Conocían todos sus datos personales, bancarios y puntos de suministro. Les ofrecían un supuesto descuento en la tarifa, cuando en realidad los cambiaban a otra comercializadora eléctrica sin conocimiento de estos.

36.000 cambios de datos

Además, por parte de la empresa denunciante se había realizado una auditoría interna en la que se había detectado que se habían producido accesos no autorizados a sus bases de datos. También pudieron detectar que personas desconocidas forzaban cambios en los datos personales de clientes para que no se les pudiera hacer una contraoferta.

Paralelamente, la comercializadora eléctrica que estaba recibiendo a los nuevos clientes, tras detectar el método de captación, interpuso una querella contra varios comerciales por las prácticas realizadas. El motivo de tales prácticas era percibir las comisiones por nuevas altas que proporcionaba la empresa a la que derivaban fraudulentamente a los clientes.

Los agentes también detectaron como la empresa “fuerza de ventas” de la mercantil donde se inscribían a los nuevos clientes, a su vez subcontrataba nuevas sociedades para la captación de más clientes, lo cual suponía que una gran cantidad de datos personales de personas se filtraran hacia tales subcontratas.

Aunque hasta el momento no se ha emitido una valoración económica del perjuicio causado, se estima que se hayan producido unos 36.000 cambios de datos personales, que a su vez han causado baja en la compañía perjudicada. Los investigadores han informado de estos hechos a la Dirección de Competencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Print Friendly, PDF & Email