Ramón Anía Blecua / Miembro de la agrupación socialista San Braulio y del Party of European Socialists

¡Lambán, ya es hora!

Ramón Anía

Según recoge la disposición transitoria primera del Reglamento de Desarrollo de los Estatutos Federales del PSOE, la Agrupación Municipal de Zaragoza debe elegirse antes del 30 de abril de este año. Javier Lambán lleva años con la promesa de constituir esa Agrupación, pero no será así. Tiempo hace que discrepar era enriquecer, y me gustaría ver que no tengamos más sistemas de obstrucción para los que deseamos participación en nuestro partido.

Por otra parte, seguimos teniendo opacidad con los datos de afiliación y, hasta hace unos meses, no se sabían datos del número exacto de militantes; la información no deja de ser poder para el aparato. Según parece, en la provincia de Zaragoza había 7.225 afiliados en 2011; en abril de 2017, eran 5.214, y en 2021 solo somos 4.670. Desde luego el descenso en unos años ha sido importante y no parece que nuestros dirigentes, hicieron bien los deberes en lo que respecta a mantener una masa sólida de gente próxima. Pero ahora lo principal y urgente debe ser la creación de esa Agrupación Municipal de Zaragoza y, para ello, hay que elegir a: secretario/a general, delegados de la Asamblea, ejecutiva municipal y comité municipal elegido por la Asamblea, y resto de militantes. En esos órganos los socialistas zaragozanos debemos volver a recuperar el valor histórico y sentimiento en los debates que siempre han caracterizado al PSOE. Allí podemos tener la oportunidad de perfilar al candidato/a para las elecciones municipales de Zaragoza del año 2023. Ahora bien, el elegido secretario/a de la Agrupación Municipal es cargo incompatible con ser secretario/a general de cualquier agrupación local, veremos si alguien dimite o tendremos candidato/a sorpresa, algo muy posible.

Javier Lambán lleva gobernando Aragón desde las pasadas elecciones autonómicas de 2015, como secretario general del PSOE-Aragón su punto flaco, no lo digo yo solo y eso repito a menudo, es la organización del partido; después de tantos años ya no sabría decir si es porque no quiere hacerlo bien o no le interesa. Pensábamos que abriría puertas y ventanas en la sede de Conde de Aranda para tener aire fresco y un cambio total. Igual tuvo esa intención, pero no lo hizo, tal vez empujado por esos dirigentes que ya suman demasiados años en cargos públicos y orgánicos. Faltan nuevas reglas y orden en nuestra maltrecha democracia interna, como forma de participación en las cuestiones que nos afectan y, esos otros líderes controladores de listas vienen trabajando en lo suyo. Todo esto lo digo porque tenemos gente válida sin pesada mochila alguna de cargos públicos, pero Lambán y el aparato del partido con su cooptación, ni dejan ni quieren. Cooptar, la forma de nombrar o seleccionar en nuestro partido para cargos, deja mucho que desear y que pronto volveremos a ver para las próximas elecciones autonómicas y municipales previstas en el 2023.

Para terminar, hace unos pocos años tuve un sueño político que si se me permite voy a relatar, no sin antes recordar a Calderón de la Barca con su obra “La vida es sueño”, y lo siguiente: … “que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”. Esa obra de Calderón es la más estudiada y conocida, cuyo tema central es la libertad y el destino para configurar la vida del ser humano. Pensaba yo en sueños que los cargos electos del PSOE-Aragón no podían estar más de ocho años desempeñando su labor, y sin abusos de poder; también que nuestros servidores públicos elegidos en las urnas serían los mejores preparados, honrados y con sentido de servicio público. Me temo que a esos cargos no llegan los mejores, demasiadas veces son para los llamados ‘fontaneros del partido’ y los controladores de listas en simulacros de democracia interna. Seguía con mi anhelo de instituciones sin corrupción, transparentes y ejemplares para la sociedad. Y terminaba mi sueño, con un continuo deseo para que los dirigentes y gobernantes sean honrados en el oficio de la verdadera política, y con acierto para resolver los muchos problemas actuales. Como dijo el intelectual francés Jacques-Bénigne Bossuet: “La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir”.

Print Friendly, PDF & Email