El “Rambo de Requena”, condenado a 27 años por intentar matar a dos guardias civiles en Muniesa

La sentencia ha sido pública este miércoles

La Audiencia Provincial de Teruel ha condenado a Pedro Lozano, conocido como el “Rambo de Requena”, a un total de 27 años de prisión por dos delitos de tentativa de homicidio, uno de ellos con resultado de lesiones graves, contra dos guardias civiles, además de otros hechos que cometió en junio de 2020 en diversas localidades turolenses mientras huía de la Policía de Valencia.

El tribunal turolense ve un delito de tentativa de homicidio por los disparos que realizó con un arma manipulada al agente de la Guardia Civil cuando intentaba huir en un callejón. Este guardia trató de evitar el disparo tapándose con el brazo, lo que casi le cuesta la extremidad. Al otro agente, al que no le provocó lesiones pero sí disparó, los jueces han añadido a los once por la tentativa de homicidio de su compañero, nueve años más.

Además de estas penas, el tribunal añade cuatro años y medio por los robos que cometió en la provincia hasta que fue cautivado, nueve meses por tenencia ilícita de armas y otros nueve por un delito de coacciones. Este último nace cuando Lozano obligó a un vecino de Andorra a sacarlo en coche del municipio turolense, una vez cometido las graves heridas a los agentes.

La sentencia dictada por la audiencia turolense considera probado que Pedro Lozano Jiménez, huyendo de diversos crímenes cometidos en Valencia, llegó a Teruel y allí pasó varias noches en segundas residencias en el Castellar, en las que robó varios objetos como mantas o un sacacorchos. En una de estas casas se llevó una carabina y un coche y huyó a Muniesa.

Allí, una patrulla de la Guardia Civil identificó el coche sustraído en el Castellar y emprendieron una persecución que terminó en un callejón sin salida en Muniesa donde se bajó del vehículo y comenzó a disparar a los guardias. En un momento dado, consiguió aproximarse a uno de los agentes y le disparó, tapándose la cara el agente y recibiendo el tiro en el brazo. Estas heridas hicieron que este guardia casi perdiera el brazo.

Después, el “Rambo de Requena” trató de huir de Muniesa robando otro vehículo y con gran temeridad consiguió salir de este pueblo y llegar a Andorra donde finalmente sufrió un accidente y chocó contra un muro. Después trató de escapar a pie y se subió en el coche de un vecino de Andorra y lo instó a que lo sacara del pueblo. Lo llevó hasta un campo donde acabó detenido.

Print Friendly, PDF & Email