La ciencia aragonesa ya cuenta con la «brújula» que guiará su futuro hasta 2027

El Gobierno ha destinado un presupuesto total de 176,6 millones de euros al Plan

Aragón cuenta ya con la «brújula» que guiará el futuro de la ciencia y la tecnología en la Comunidad hasta 2027: el III Plan Autonómico de Investigación, Desarrollo e Innovación (Paidi). Este plan tiene cinco objetivos principales que son fomentar la excelencia científica; crear ecosistemas de I+D+i; promover la cooperación internacional, nacional y regional; reforzar la gestión, coordinación y financiación; y alentar la cultura y vocaciones científicas. Para lograrlos, el Gobierno ha destinado un presupuesto total de 176,6 millones de euros al Plan.

«Teníamos el barco, teníamos el combustible y nos faltaba la brújula», ha afirmado la consejera de Ciencia, Maru Díaz, en la presentación del III Paidi. Un Plan que permitirá a la Comunidad dar un «salto cualitativo y cuantitativo en Investigación e Innovación» con el aval económico que supone el Fondo aragonés de I+D+i y la creciente movilización de fondos europeos. La estrategia diseña una hoja de ruta a seis años (2021-2027) e incorpora las grandes líneas estratégicas, objetivos, ejes de actuación y acciones para el mejor desarrollo de la ciencia, la tecnología y el conocimiento.

El documento, que ha sido presentado este martes en la Sala de la Corona por la consejera y el director general de Investigación e Innovación, Enrique Navarro, ante el ecosistema científico-técnico y universitario de la Comunidad, viene a actualizar el anterior, que fue diseñado para el periodo 2005-2008, y que había sido prorrogado desde entonces.

El III Paidi se sustenta en tres pilares básicos: la excelencia, la transferencia de conocimiento y la internacionalización, con el aval económico que supone el Fondo de I+D+I, recogido en el presupuesto y que solo este año contempla 176,6 millones en distintas acciones. Una inversión en ciencia, en clara tendencia ascendente, tal y como ha destacado Díaz, y que de mantenerse la proyección de los tres últimos ejercicios (un 35,81% más) supondría la movilización por parte del Ejecutivo autonómico de más de 1.200 millones en el horizonte de 2027.

La estrategia contribuirá además a seguir creciendo en captación de fondos europeos, después de que Aragón fuera la Comunidad que más aumentó en retorno en el Programa Marco Europeo de I+D+i Horizonte 2020 (un 217% más), con 176,3 millones captados por el ecosistema aragonés gracias a la participación de pymes, centros tecnológicos y de investigación, y la Universidad en 500 proyectos.

Para el plan, se ha realizado un exhaustivo trabajo de recopilación de información y consulta a numerosos actores del ecosistema

Para elaborar el plan, se ha realizado en los últimos meses un exhaustivo trabajo de recopilación de información y consulta a numerosos actores del ecosistema. De hecho, han participado más de 400 entidades y empresas del sector productivo; 88 investigadores principales de grupos de investigación de la Comunidad y 56 perfiles directivos y ejecutivos vinculados a la I+D+i pública y privada. Además, se han celebrado 21 talleres, dos de ellos específicos de participación ciudadana.

Porque, tal y como ha destacado la consejera, «cuando trabajamos juntos por un Aragón mejor, podemos llegar a grandes cosas, imaginar un futuro en que la investigación y la tecnología tengan un papel central en cualquier política pública, entendiendo que el progreso social sólo es posible en un marco de profundización en el conocimiento».

Fruto del proceso, se ha obtenido un detallado diagnóstico de las capacidades científicas y tecnológicas de Aragón, con sus debilidades, fortalezas y oportunidades, así como de las necesidades de los actores del ecosistema de I+D+i. Y se han identificado cinco grandes retos: alcanzar la excelencia científica, atraer y retener el talento; transferir con eficacia el conocimiento generado, incrementar la internacionalización, mejorar la coordinación y la gestión, e involucrar a la sociedad.

Cinco objetivos básicos

Como respuesta a esos retos, el plan se estructura en cinco objetivos básicos, que a su vez se desglosan en nueve líneas de trabajo prioritarias y en 34 acciones.

El primero de ellos es fomentar la excelencia científica. Se apostará tanto por la formación, incorporación y retención de talento como por la mejora de las infraestructuras donde dicho talento desarrolla su trabajo, para fortalecer las capacidades del ecosistema ganando en competitividad y en captación de recursos. Entre las medidas previstas, se prevén nuevas ayudas para contratos post doctorales junior o de impulso de la movilidad investigadora, refuerzo de los programas de atracción de talento a través de Araid, más ayudas a los institutos de investigación universitarios y mixtos, el fomento de centros de excelencia en Aragón, así como financiación específica para equipamiento en servicios transversales de apoyo a la investigación o más apoyo a las cinco Instalaciones Científico Técnicas Singulares que atesora Aragón.

El segundo objetivo es crear ecosistemas de I+D+i. Para ello, se fomentarán los procesos interactivos donde el sector público y el privado identifiquen nuevas ideas que puedan materializarse en nuevos procesos o productos. Se impulsarán instrumentos innovadores de financiación de la I+D+i como la compra pública de innovación; se apoyará la política de clústeres dirigida hacia ámbitos de especialización; se promoverán proyectos estratégicos de cooperación entre centros tecnológicos y empresas; se facilitará la transición ecológica, digital y resiliente del tejido productivo y se implementarán acción de innovación social dirigidas a la ciudadanía.

Promover la cooperación internacional, nacional y regional es el tercer objetivo. Para lograrlo, se pretende mantener las colaboraciones internacionales con organismos de referencia y dar un salto cuantitativo en la participación y coordinación de proyectos Horizonte Europa, entre otros, aumentando la presencia en foros internacionales y consolidando los eventos internacionales. Entre otras acciones, se contempla la complementariedad de ayudas a proyectos de I+D+i de convocatorias competitivas, nacionales e internacionales que hayan sido bien evaluados.

El cuarto de ellos consiste en reforzar la gestión, coordinación y financiación de la I+D+i. Se fomentará el liderazgo, alineación y coordinación de las instituciones y organismos del ecosistema de I+D+i para acelerar su capacidad de reacción como clave para mejorar la gestión de la actividad investigadora e innovadora. En este apartado, se implantará la perspectiva de género como categoría transversal en la I+D+i, con la adopción de nuevas medidas de discriminación positiva; se hará un seguimiento continuo a las políticas públicas en la materia; se implementará un mapa de actores del sistema de I+D para potenciar su interacción, y se desarrollará la nueva web Aragón Investiga como centro neurálgico de información para toda la comunidad y como herramienta de difusión de la programación de las convocatorias.

El último de los objetivos es alentar la cultura y vocaciones científicas. Se fomentará la naturaleza investigadora de colectivos no vinculados a la I+D+i, creando entornos educativos y divulgativos adecuados, donde afloren vocaciones científicas y el espíritu crítico y participativo de la ciudadanía. Para ello, se plantea seguir visibilizando el papel de la ciencia y otorgando premios y reconocimientos en los ámbitos de la ciencia, la tecnología y la innovación.

El III Plan se ha desarrollado simultáneamente con la Estrategia de Especialización Inteligente y Sostenible de Aragón

El plan, tal y como han explicado la consejera y el director general, nace para ser un instrumento «vivo y actualizable». Con ese fin, se ha implementado un sistema de seguimiento y evaluación, a través de un nuevo sistema de indicadores y gobernanza, basado en la cuádruple hélice y que periódicamente servirá para conocer el impacto de las acciones y el nivel de cumplimiento de los objetivos. Este nuevo sistema fomentará la participación, la transparencia y el desarrollo de acciones que permitirán adecuar el instrumento al contexto de cada momento y facilitar herramientas a los agentes para hacer frente a los retos futuros a los que se enfrenten.

El III Plan se ha desarrollado simultáneamente y de forma coordinada con la Estrategia de Especialización Inteligente y Sostenible de Aragón (S4), la herramienta transversal de coordinación de todo el sistema aragonés de innovación y que concentrará los recursos en las áreas económicas en las que Aragón cuenta con ventajas competitivas significativas. Estas áreas son la agroalimentación, la movilidad sostenible, la energía y los combustibles verdes, la salud y el bienestar, las tecnologías avanzadas y las industrias y sectores culturales y creativos.

Con esos dos instrumentos «abrimos una nueva etapa», ha dicho la consejera, en la que «tenemos un objetivo, hacer que nuestra Comunidad avance y lidere espacios de futuro, y la ruta para llegar él». «Esperamos contar todos vosotros y vosotras para construir el Aragón del futuro», ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email