Expertos en patrimonio viajan a los Países Bajos con el proyecto europeo MOMAr, liderado por la DPZ

El proyecto europeo MOMAr ha reunido a 28 expertos en patrimonio, entre ellos una delegación zaragozana

El proyecto europeo MOMAr (Models of Management for Singular Rural Heritage), liderado por la Diputación de Zaragoza, ha reunido a 28 expertos en patrimonio, entre ellos una delegación zaragozana, en una visita de estudio en la provincia de Groningen (Países Bajos). El objetivo del encuentro ha sido intercambiar buenas prácticas y conocer de cerca los modelos de gestión holandeses.

La visita ha tenido lugar esta semana y ha contado con la asistencia por parte de Diputación de Zaragoza del coordinador del área de Ciudadanía, Juan José Borque, y la jefa del servicio de Cultura, Carmen Gracia. También del gerente de la Fundación Tarazona Monumental, Julio Zaldívar; la directora de la asociación Territorio Mudéjar, Victoria Trasobares, y tres de los alcaldes que pertenecen a dicha asociación: Maria Rosario Lázaro, alcaldesa de Villarreal de Huerva; Marta Gracia Blanco, alcaldesa de la Almunia de Doña Gomina, y Alfonso Puertas, alcalde de Torralba de Ribota. Han participado también los socios europeos de MOMAr procedentes del Condado de Mehedinti (Rumanía), la región de Sajonia-Anhalt (Alemania), Bohemia del Sur (República Checa), los anfitriones holandeses, y el comité técnico asesor del proyecto formado por Irene Ruíz y Marisa Sebastián.

Esta visita de estudio es la tercera de un total de cuatro, en las que se persigue el intercambio de conocimiento sobre los modelos de gestión patrimonial entre expertos europeos, todos ellos procedentes de áreas rurales. El objetivo final es la importación de buenas prácticas y con ella el desarrollo de un plan de acción en el que cada territorio trabajará nuevas propuestas para la mejora de proyectos locales. El coordinador área de Ciudadanía de la Diputación de Zaragoza, Juan José Borque, ha remarcado la importancia de estos intercambios: “Con ellos pretendemos mejorar la gestión del ingente patrimonio cultural que tiene la provincia de Zaragoza. Hay que recordar, que la Diputación Provincial invierte una importante cantidad de sus fondos en restauraciones de patrimonio eclesiástico, civil, además de otras intervenciones relacionadas con la restauración y gestión del patrimonio inmueble y mueble”.

Antiguo patrimonio, nuevos usos

La rehabilitación del patrimonio histórico dándole nuevos usos sociales y educativos en beneficio de las comunidades locales, a través de la cooperación entre administración pública y propiedades privadas, ha marcado las visitas prácticas de este viaje. La primera parada del tour fue en Maarhuizen, un complejo arquitectónico situado en lo alto de un montículo artificial -típico del paisaje holandés-, y remanente de lo que fue un pueblo agrícola hace siglos. Hoy en día, se está reconstruyendo una de sus antiguas granjas como parte de un proyecto holístico que busca crear un punto de encuentro cultural y natural, implicando centros educativos en su proceso de rehabilitación.

Posteriormente, se realizó una visita a una de las iglesias de la Fundación de Iglesias Históricas de Groningen. Esta entidad gestiona cerca de 100 templos, la mayoría medievales y de propiedad privada. En ellos, el espacio religioso ha pasado a ser un lugar comunitario, abierto al público y con fines sociales. Prueba de ello, es la exposición ‘Festividad! En el este y en el oeste’, situada en una torre medieval rehabilitada y que explora celebraciones de distintas religiones (católica, judía y musulmana). A través de una experiencia interactiva, la muestra busca crear puntos de unión entre los distintos credos, así como abrir un diálogo intercultural sin prejuicios entre sus visitantes.

La expedición se acercó también hasta el Mar de Frisia (conocido como Wadden Sea), el sistema de planicies intermareales más grande del mundo, catalogado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad por sus valores geológicos y ecológicos únicos y su alta diversidad biológica.

La región rural de Oldamst, situada junto a la frontera con Alemania, centró la atención de los expertos durante la segunda jornada de trabajo. Este área fue considerada el granero de Holanda décadas atrás gracias a sus fértiles tierras. Sin embargo, la despoblación y la pérdida de la agricultura local han provocado que centenares de granjas queden abandonadas o en grave peligro de colapso. Se suman además a este proceso de degradación, los terremotos, en gran parte provocados por las extracciones de gas, y la oxidación de la tierra que provoca importantes hundimientos de tierra. De esta forma, un enorme patrimonio histórico, en manos privadas, afronta el costoso desafío de reconstrucción y rehabilitación, pero no lo hacen solos ya que las administraciones públicas están contribuyendo económica y estratégicamente a la preservación de estos edificios centenarios.

El grupo de expertos de MOMAr ha podido comprobar este fenómeno de primera mano con la visita a dos granjas rehabilitadas y reformadas para nuevos usos, especialmente turísticos, así como la visita a dos iglesias afectadas por el gran terremoto de 2012 y actualmente rehabilitadas gracias a la acción de una fundación privada.

Tras este viaje, MOMAr se prepara para concluir su trabajo de estudio el próximo mes de junio en Rumanía, a la vez que los socios preparan sus planes de acción que tomarán forma los próximos meses.

Print Friendly, PDF & Email