La vida de Manuel Azaña llega al Museo de Zaragoza en el 80 aniversario de su fallecimiento

Si algo le caracterizaba a Manuel Azaña era su papel como intelectual. Defensor de la democracia, comenzó su andadura política en el Partido Reformista, pero tras la dictadura de Miguel Primo de Rivera abandonó la formación y se declaró partidario de la República Española. En ella, actuó como jefe de gobierno e impulsó un amplio programa de reformas que han dejado huella: desde la legalización por el matrimonio civil y el divorcio, la puesta en marcha de una reforma agraria o la concesión de la autonomía a Cataluña. Su vida, sus logros y sus inquietudes se pueden conocer desde este viernes en la exposición “Azaña intelectual y estadista: a los 80 años de su fallecimiento en el exilio” que acoge el Museo de Zaragoza.

Print Friendly, PDF & Email