Pinturas que son sinónimo de paz, solidaridad y unión en el aniversario de Guernica y Chernóbil

El mural se podrá ver en el Museo de Zaragoza el mes de mayo

Un niño ucraniano escribió hace cinco años en un lienzo lleno de colores brillantes «Ucrania es Europa». Ese niño no sabía que ahora su país sería el objetivo de bombas y horror en una guerra cruel. Él, junto a cientos de niños más de la ciudad de Donetska, pintaron un mural que ahora acoge el Museo de Zaragoza. Un mural lleno de color y con las mismas medidas con las que Picasso pintó el Guernica. Y es que, hoy se cumplen 85 años del bombardeo de la ciudad y 36 del desastre nuclear de Chernóbil. Dos momentos llenos de horror y oscuridad en la historia que hoy se recuerdan y se condenan con la mirada limpia de esos niños que forman parte del proyecto Kid’s Guernica.

Este proyecto de arte internacional nació en Japón de la mano del artista Minoru Watanabe quien, teniendo en cuenta la coincidencia en las fechas de los desastres de Guernica y Chernóbil, decidió hacer del arte una conexión de personas y países. Por eso, en 2017 niños de Hiroshima y Nagasaki hicieron 15 de estos lienzos que viajaron hasta Ucrania y a cambio estos les entregaron 5 piezas para Japón. Y precisamente una de estas piezas es la que ahora ocupa el Museo de Zaragoza.

Amarillo, azul, verde, blanco en un estilo naif y, como no podía ser de otra manera, aniñado. Cinco continentes llenos de color y plasmados en un lienzo global que representa la unión, la paz y esa idea de que «juntos somos más fuertes». «Esta iniciativa es un trabajo impresionante que conecta muchas cosas. Refleja a la perfección la medida en que el arte conecta personas. Se ve en ella el legado del arte ucraniano y muchas cosas más. Es una obra que los niños ucranianos pintaron hace cinco años y ahora, triste y paradójicamente, todos nos preguntamos cómo es la vida y cuál es el futuro que les espera a los niños en esa guerra», ha relatado el director general de Cultura del Gobierno de Aragón, Víctor Lucea.

Adema de poder contemplar el mural, el Museo de Zaragoza ha preparado una exposición interactiva. Así, adultos y niños podrán entrar en diálogo con esta obra y plasmar sus dibujos y mensajes en una zona creada para la ocasión. Para ello, el museo ha dispuesto mesas para que los niños y niñas visitantes puedan realizar sus dibujos y colgarlos en la pared de enfrente del mural, que estará recubierta de papel de estraza. De esta forma, se podrá ver la relación creada entre los niños ucranianos y los niños visitantes, con la paz como telón de fondo. Además, en el espacio que da acceso a la muestra se exhiben dos Kakemonos de la artista japonesa Kumiko Fujimura, que forma parte de la Asociación Cultural Aragón Japón, implicada en el proyecto.

«El proyecto tiene un mensaje pacifista y nació de esa idea de unir Japón, Ucrania y el mundo que tristemente estaban conectados por un desastre nuclear. Ese mensaje de paz, solidaridad y cooperación está grabado en las almas de los niños y ahora con la exposición de este lienzo en Zaragoza y otros en París, Guernica, Barcelona y Sevilla demostramos que este mensaje ha llegado también a Europa», ha relatado David Almazán, representante de Kid’s Guernica.

Así, todos aquellos que paseen por el Museo de Zaragoza durante el mes de mayo podrán admirar cómo el arte es unión, solidaridad y paz.

Print Friendly, PDF & Email