Mi hija con 18 años ha abandonado los estudios y nuestra casa para irse a vivir con su «novio». No sé cómo hacerle entender que echará a perder su vida…

La adolescencia es una etapa complicada, tanto para los padres como para un hijo adolescente. Es una época de cambios constantes, y en muchos casos, esto supone un acto de rebeldía y rechazo ante la autoridad que significa la figura de sus padres.

Tu hija ya ha tomado una decisión, y aunque no estés de acuerdo y sientas que se está equivocando, siendo mayor de edad tienes que aceptarla. Para poder dialogar tiene que haber mano tendida y no reproches. Eso no quiere decir que tengas que estar de acuerdo y darle la razón. Significa acercarte ella desde el cariño y la comprensión, intentando no recriminarle constantemente lo que ha hecho y haciéndole saber que estarás a su lado por si se equivoca. Esta apertura y acercamiento en la comunicación con ella, hará que en caso de que las cosas no le vayan como espera, sepa que cuenta con vosotros para una posible vuelta.

Aprovecha también para replantearos cómo ha sido vuestra relación y comunicación con ella, para analizar las dificultades que os habéis encontrado y mejorar aquello que os haya llevado a esta situación.

Mi consejo: Acércate a tu hija para que pueda ver en ti un verdadero apoyo al que poder recurrir cuando sea consciente de sus errores.

Print Friendly, PDF & Email