La incubadora empresarial de Zaragoza permite que el 81% de las startups llegue vivo al tercer año

Los puestos estructurales se han incrementado un 14% de media ascendiendo a los cuatro por empresa. Foto: Ayuntamiento de Zaragoza

El Centro de Incubación Empresarial Milla Digital (CIEM) del Ayuntamiento de Zaragoza y que gestiona el Grupo Init ha demostrado que, a pesar de las complicaciones de la pandemia o la inestabilidad de los últimos años en todos los aspectos, la ciudad cuenta con un buen nido de startups y emprendedores que buscan su hueco en el mundo empresarial. Y, además, aguantan con el paso del tiempo. Las empresas del CIEM, según el Informe de Generación de Riqueza de la entidad para el periodo 2019-2020, sobreviven con éxito al segundo año de vida en un 91% de los casos, mientras que el 81% también lo hace a los tres años de ver la luz.

Los datos han sido presentados este martes por la consejera de Economía, Innovación y Empleo del Ayuntamiento, Carmen Herrarte, y la gerente del CIEM Zaragoza, Romy Piñeyroa. Las cifras han revelado además que el 33% de estas compañías “primerizas” posee una patente o un registro de la propiedad, lo que implica que desarrollan modelos de innovación intensivos. “De esta aceleradora salen empresas sólidas que responden a necesidades reales del ecosistema empresarial y tienen un ADN común, un rasgo común de ayuda mutua y de sostenibilidad que es diferencial respecto a otras incubadoras”, ha destacado Herrarte.

Las posibilidades de supervivencia con el tiempo y el crecimiento empresarial de cada una de las startups también ha permitido aumentar el empleo. Los puestos estructurales se han incrementado un 14% de media ascendiendo a los cuatro por empresa. En este sentido, 37 personas fueron contratadas por más de seis meses. Además, y como uno de los datos de mayor valor, el 61% del ecosistema emprendedor del CIEM son mujeres. Tal y como ha explicado Piñeyroa, el objetivo de Init es “que las empresas no solo generen riqueza económica, sino que trabajen con una economía de prosperidad más que de crecimiento”.

Por otro lado, los emprendedores zaragozanos también son “conservadores” como así reflejan sus datos de solvencia, que de media asciende a 1,99, y de liquidez, con una media de 2,10 lo que permite hacer frente a las deudas. La rentabilidad económica en esos dos ejercicios alcanzó una media del 7,97%, mientras que la rentabilidad financiera media se elevó al 11,91%.

Las buenas perspectivas de crecimiento también se traducen en la facturación media de estas compañías, cuyo montante asciende a 220.557,32 euros. Eso supone al mismo tiempo que es un 31,28% mayor que los ingresos medios recogidos en el último Informe de Generación de Riqueza, cuando eran de 168.000 euros.

Dificultades en el sector tecnológico

La gerente del CIEM Zaragoza ha subrayado que el “esfuerzo inversor en formación es continuo” en todas estas entidades que llegan al mundo empresarial, pero admitía que hay algunos sectores donde la dificultad es mayor para encontrar el perfil o el personal cualificado. Eso ocurre con el sector tecnológico, en el que además las empresas invierten de media seis meses en formar a sus empleados.

“Es un problema que viene desde el sector educativo. Las empresas tecnológicas necesitan desarrolladores web, físicos, matemáticos… y el mercado se va agotando, y o bien tienen que formar al personal o compartir perfiles con otras empresas”, ha señalado Romy Piñeyroa. La gerente de la incubadora empresarial zaragozana ha indicado que los equipos “se van quedando pequeños” y las compañías “no crecen en la dimensión que podrían hacerlo”.

Print Friendly, PDF & Email