Podemos plantea una «Ciudad del Deporte» con el nuevo estadio y una residencia para deportistas

Este proyecto podría tener una inversión inferior a los 120 millones de euros

Pese a que este martes 26 de abril todos los grupos municipales estaban citados por el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza a una reunión en la que poder consensuar en cierto modo las preferencias de cada formación para la ubicación del nuevo estadio de fútbol de la ciudad, lo cierto es que son varios los grupos de la oposición que se han pronunciado en contra de este planteamiento ya que, por ahora, explican, no se están teniendo en cuenta otros aspectos «fundamentales» como son el proyecto que se quiere llevar a cabo, la ubicación del mismo o su financiación.

En esta línea, Podemos Zaragoza ha dejado de lado el debate de la ubicación, para presentar un proyecto propio denominado «Ciudad del Deporte» que iría más allá de la ubicación del estadio y plantea una idea «ambiciosa» creando un espacio de uso ciudadano diario que también sirva como atractivo de inversiones. En concreto, dadas sus dimensiones, tal y como ha apuntado el portavoz de la formación, Fernando Rivarés, debería ir ubicado en el Parking Norte, cuyos suelos son públicos y pertenecen al Gobierno de Aragón, y contaría con un nuevo campo de fútbol, un estadio de mediana capacidad, una residencia para deportistas, espacios del Gobierno de Aragón del proyecto Centro Aragonés del Deporte y espacios de investigación.

«El deporte es una forma maravillosa de atraer turistas a Zaragoza. El deporte profesional lo permite, pero son las categorías de formación las que atraen a muchos equipos y mueven a centenares de personas que les acompañan y duermen varias noches en la ciudad. Esta Ciudad del Deporte contaría además con una residencia de unas 200 camas para uso preferente de clubes y federaciones deportivas», ha apuntado Rivarés.

En cuanto al nuevo estadio para fútbol profesional, este sería el equipamiento central del proyecto y contaría con capacidad para 45.000 localidades, todas ellas cubiertas, una parcela adecuada de alrededor de 100.000 metros cuadrados, espacios de restauración, un museo y una fan zone, entre otras cosas. Además, desde Podemos también han puesto de ejemplo el modelo del RCDE Stadium en cuanto a sostenibilidad económica y medioambiental para traerlo a la ciudad de Zaragoza.

Los costes del proyecto serían variables en función del campo que se decida construir. En cualquier caso, ha explicado Rivarés, si se toma de ejemplo el estadio anteriormente mencionado, «se estaría hablando de una inversión inferior a los 120 millones de euros». Para su gestión, eso sí, se trataría de una fórmula de empresa pública con el 100% de la titularidad pública entre el Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón y los distintos usuarios de las instalaciones, incluido el Real Zaragoza, deberían abonar los precios públicos que se determinasen como sucede en el resto de instalaciones deportivas municipales.

Características de las instalaciones complementarias

Además del nuevo estadio de categoría 4, la Ciudad del Deporte pondría en marcha un estadio de media capacidad como una solución al cierre actual del estadio de atletismo Corona de Aragón. Este tendría un coste inferior a tres millones de euros y daría prioridad al atletismo, aunque también facilitaría su uso para el CD Ebro, el Zaragoza Femenino y todos los equipos de categoría nacional, así como otros eventos de otras disciplinas.

Por otro lado, la cercanía con el ITA y la Universidad de Zaragoza complementaría este proyecto con nuevos espacios para desarrollar la investigación y la innovación en materia de la actividad física y el deporte.

Podemos «no descarta» apoyar un proyecto en la actual ubicación de la Romareda

Aunque la formación presentará este próxima su propuesta personal, Rivarés tampoco ha descartado apoyar un proyecto que tenga lugar en la actual ubicación del estadio. En cualquier caso, esa opción «va a depender del tipo de campo que se quiera construir, de su financiación y de su gestión» ya que son «cuestiones fundamentales para que el campo sea una realidad mucho más importante que la ubicación».

«Un campo en la Romareda podríamos apoyarlo, pero descartamos totalmente una reforma que nos exigiera que en 10 años hubiera que volver a invertir y estar en las mismas que estamos ahora. En cualquier caso, decir sí o decir que no a la propuesta de Azcón es hablar de humo, porque no tiene un proyecto», ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email