La Rompepiernas regresa a las Cinco Villas con el objetivo de alcanzar 1.000 ciclistas

Caja Rural ha acogido la presentación de la marcha

Mil inscritos es el objetivo que se ha marcado la organización de la carrera cicloturista Rompepiernas, que regresa tras dos años de parón. Esta prueba, una de las más importantes de Aragón e incluso de toda España, ha sido bien aceptada tras dos ediciones en ‘stand by’. A pesar de que está muy lejos de los 1.500 que se llegaron a alcanzar en 2017, lo importante es retomar la actividad. Serán 190 kilómetros que recorren toda la comarca de las Cinco Villas solo asumible -como su propio nombre indica- por los más resistentes.

Jose Antonio Artigas, director de Fundación Caja Rural Aragón, que ha acogido la presentación y colabora con la prueba, ha destacado su importancia. Se trata de una iniciativa que “dinamiza el medio rural y llena la Comarca de familias y deportistas”. Genera una gran cantidad de ingresos para los hoteles, que llegan a colgar el cartel de “completo”, y para hostelería y establecimientos. Además, “sirve de promoción de una zona maravillosa que los cientos de cicloturistas van a descubrir y disfrutar con el recorrido”.

Lo cierto es que está habiendo problemas para alcanzar las cifras de otros años. Las inscripciones están abiertas hasta el día 30, y la idea es rondar la barrera de los mil. Sin embargo, Felipe Díaz, organizador y director de la prueba, ha afirmado que se encuentran “encantados” de la vuelta porque esos 190 kilómetros “son muchas cosas”. Se trata de una carrera muy dura, con ocho puertos de montaña y 3200 metros de desnivel que pasa por 20 pueblos.

En total habrá cuatro pruebas con sus respectivos cuatro niveles. Además de los 190 kilómetros de la rompepiernas, hay una corta de 140, la media de 95 y otra de 46 con el sobrenombre de “La Garrillas”. Esos niveles permiten a los ciclistas hacer recorridos o dividir disfrutando del territorio “Es una fiesta, hay actividades para niños, visitas guiadas… mucho más que una carrera”.

Para poder llevarlo a cabo es imprescindible la labor de los voluntarios, sin los cuales “sería imposible”. Se necesitarán más de 100 en los cruces de los 190 kilómetros y los 20 municipios que se involucran. Santos Navarro presidente de la comarca de las Cinco Villas, ha señalado que tiene “un precio incalculable” su aportación. Además, Navarro se ha mostrado optimista y, a pesar de contar actualmente con algo más de 700 inscripciones, cree que se puede alcanzar el millar.

En definitiva, vuelve la Rompepiernas a las Cinco Villas con ilusión en una prueba de lo más exigente. El objetivo es claro: hay que llegar a los mil inscritos. Sin embargo, lo que tienen claro es que quieren ir creciendo y que, además, lo más importante en este momento es que su retorno vaya sobre ruedas.

Print Friendly, PDF & Email