El Casademont Zaragoza encarrila la permanencia venciendo a Breogán en Lugo (82-85)

El equipo rojillo continúa su particular escalada. Foto: Basket Zaragoza

La cancha del Río Breogán de Lugo fue el escenario donde Casademont Zaragoza encadenó la tercera victoria consecutiva en una pista donde solo Real Madrid, Joventut y Bilbao pudieron vencer, para acariciar la tranquilidad definitiva. El marcador fue de lado a lado con máximas ventajas y escasas diferencias durante todo el trámite. Aunque el último acto se abrió con un 5-10 de parcial, los lucenses no se desengancharon nunca, hasta que Waczynski a 9 segundos del final sumó en penetración sin que los locales anotasen ya en su última posesión.

San Miguel inauguró de triple el partido en una salida más intensa que acertada de ambos equipos, con Hlinason activo en el pick and roll y abajo peleando con Sakho. El 4.60 dio ventaja a los rojillos al 2-6. Hlinason sumó dos faltas consecutivas y Mekowulu saltó a pista. Los locales aceleraron y un parcial les puso por delante 7-6, a base de correr rápidas transiciones. Las pérdidas visitantes penaban la reacción aragonesa hasta que Yusta, Mekowulu y Bone en tres acciones tornaron la tendencia al 7-12. Thompson, Waczynski y Kilpatrick pero fue Mahalbasic de triple como Waczynski para apretar el marcador 14-15.

Quintela en un escorzo anotó sobre la primera posesión, replicando Wazynski y el triple de Cruz para empujar los locales con su máxima ventaja al 21-17. Con Ferrari ya en pista, Kilpatrick cerró el parcial adverso, Sakota pidió tiempo para reordenar y Thompson, con dos acciones vulneró la defensa de cambio local, colocar el 21-23 y forzar el tiempo de Veljko Mrsic. Kilpatrick se encontró el triple para adelantar de nuevo a los rojillos por dos veces en un tanteador de ida y vuelta. Dos aciertos desde el perímetro en las últimas acciones dieron la ventaja local al descanso, recortada por el triple de Cook sobre la bocina 36-35.

Tras la pausa, aunque Bone no acertó desde el triple, sí Mekowulu desde cerca del aro para seguir apretando el asunto. Río Breogán apostó por un quinteto alto, cargando así el rebote ofensivo y lograr la máxima 42-37. Bone se reconcilió con el acierto en triples, encontró dos seguidos para el 42-43. El choque volvía a emparejarse, con Mekowulu sacando el 2+1 a Kacinas y el +2 en rojo de nuevo. Con Ferrari se aceleró el ritmo de Casademont Zaragoza que tenía en la defensa el talón de Aquiles, con el oficio en el rebote ofensivo de los gallegos. Los libres desperdiciados por el camino en ambos equipos, seguían apretando el trámite, que se cerró para los aragoneses 56-57, con el triple de Kilpatrick.

Waczynski sacó dos faltas, una antideportiva a Ubal, sacando rédito desde el 4.60 al 56-61 en apenas 17 segundos de cuarto, máxima diferencia rojilla. El choque estaba trabado pero Waczynski, certero, mantenía la diferencia con un triplazo, igual que Kilpatrick para forzar el tiempo de Breogán con el 5-10 de parcial visitante en el tramo decisivo en menos de 2 minutos. Kilpatrick firmó el 61-69. Hlinason se coronó con 122 mates como el máximo de la historia del club, superando a Norel.

Kilpatrick, a lo suyo, otro triple para el 67-74. El poderío en ataque de los lucenses les seguía manteniendo mediado el tramo (71-74). La carga del rebote ofensivo daba desde el 4.60 los puntos. Sakota paró el choque. Se animó la anotación rojilla y su defensa cerrando el rebote y corriendo. Ferrari sumó otro triple para el +5, Lukovic seguía siendo una pesadilla, como Radoncic remontando línea de fondo y palmeando una contra, para el 76-83 a 2,10 del final. Quintela y Kalinoski con dos triples endurecían el desenlace, 82-83 a 1,20 del telón y forzaban el tiempo zaragozano. Erró el tiro Casademont Zaragoza, Quintela el triple y Waczynski atacó el aro para sumar al 82-85 con 9.8 segundos y Breogán desperdiciar cualquier opción de anotar.

Print Friendly, PDF & Email