Molestia entre los estudiantes de Unizar por adelantar los exámenes de septiembre a junio

Aragón se equipararía a otras universidades españolas que nunca llevan a cabo pruebas tras el periodo veraniego

Diferentes colectivos estudiantiles de la Universidad de Zaragoza se muestran descontentos ante una medida planteada por la entidad que no resulta, ni mucho menos, del agrado de todos los alumnos del campus público. Teóricamente, el Consejo de Gobierno de la UZ del jueves votará para adelantar la habitual convocatoria extraordinaria de exámenes de septiembre a finales del mes de junio o inicios de julio. Entraría en vigor para el próximo curso 2022-2023. De esta forma, Aragón se equipararía a otras universidades españolas que nunca llevan a cabo pruebas tras el periodo veraniego.

Uno de los motivos por los que se acometería este adelanto apunta a que aquellos estudiantes que desean acceder a un máster lo harían en igualdad de oportunidades. Es decir, en el caso de que se anticiparan dichos exámenes de recuperación, el número de plazas para poder cursar un máster determinado sería más amplio que en el mes de septiembre, cuando apenas quedan huecos libres.

Desde Precarias Unizar, asamblea que surgió en marzo por la publicación del Plan Urgente de Medidas en Materia de Energía a cargo de la Oficina Verde, se quejan de que «nuevamente se planteaba una medida sin previa consulta con el estudiantado que suponía un claro empeoramiento de sus condiciones de estudio». Se posicionan en contra de este recorte en los tiempos de preparación de los exámenes, «cuyos resultados determinan si debemos acceder a una segunda (o posterior) matrícula de un precio aún más prohibitivo».

Plan de ahorro energético 

Por otro lado, la polémica gira también en torno al denominado plan de ahorro energético impulsado por la Universidad derivado de la crisis de suministros a causa de la guerra de Ucrania. Según se anunció en su momento, este sobrecoste podría ascender hasta los ocho millones de euros. Por esta razón, la propia UZ dejó entrever la posibilidad de adelantar el horario de tardes o concentrar las clases lectivas vespertinas tan solo en unas aulas concretas para abaratar costes.

En este sentido, Precarias Unizar considera que adaptar los horarios para que las clases finalicen antes por las tardes, así como su concentración en algunos edificios, perjudicaría a aquellas personas que trabajan por la mañana. En el supuesto de que se suprimieran las plazas correspondientes al horario de tardes, «se provocaría una subida de notas de corte que alejaría de la Universidad a más estudiantes», apuntan desde la asamblea.

No obstante, el mismo rector, José Antonio Mayoral, afianza que «ningún alumno dejará de tener oportunidades de ir a clase», garantizando que se mantendrán ambos turnos.

Print Friendly, PDF & Email