Construcción de muros, compra de terrenos y traslado de explotaciones para afrontar riadas del Ebro

El presupuesto para las diferentes actuaciones es de 4,5 millones de euros / Fotografía: Laura Trives

Construcción de muros perimetrales, adquisición de terrenos y de equipos y el traslado de determinadas explotaciones ganaderas son las actuaciones que se han acordado llevar a cabo para hacer frente a futuras crecidas del Ebro. Así se ha fijado en un encuentro que ha tenido lugar este jueves entre el consejero de Agricultura, Joaquín Olona, y la Comisión Permanente de Municipios Afectados por el Río Ebro (Cmare), donde han analizado y estudiado el reparto de los 4,5 millones de euros que tienen de presupuesto, provenientes de una subvención directa del Ministerio de Transición Ecológica dentro de la Estrategia Ebro Resilience y en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de fondos europeos.

La primera de las líneas de actuación en la que están trabajando, y que contará con 1,5 millones de euros, es construir muros perimetrales en seis municipios (Alcalá de Ebro, Remolinos, Novillas, Torres de Berrellén, Sobradiel y Mallén) para proteger los núcleos urbanos. “Se trataría de declarar de Interés Autonómico estas actuaciones concretas para que se pudieran ejecutar directamente por parte del Instituto Aragonés del Agua y, una vez finalizada la obra, entregarla a los respectivos municipios”, ha explicado el consejero. Por otro lado, ha añadido que el millón y medio es “insuficiente para las seis obras, pero estamos seguros de que va a haber fondos adicionales para poder, con horizonte de 2026, llevarlas a cabo”.

Por el momento, tres de ellas las abordarán de manera “inmediata” con dicho presupuesto, mientras que las otras tres “más adelante con los fondos adicionales que espero que en verano podamos ya comprometer a través de la Conferencia Sectorial”, ha indicado Olona. En el encuentro mantenido este jueves se ha realizado también un análisis coste/beneficio y en el caso de Alcalá y Remolinos “presentan una ratio de coste/beneficio en orden de nueve, es decir, que por cada euro que invirtamos nos vamos a ahorrar nueve en daños”. En el resto de los casos es algo menor, pero también “muy elevado”. Por ello, Alcalá, Remolinos y Novillas serán los tres municipios donde se abordaría la construcción de muros “de forma inmediata”. Los alcaldes de los seis municipios, que también han participado en la reunión, se han mostrado conformes y han mostrado todo su apoyo a esta medida que beneficiará la protección de los cascos urbanos ante futuras avenidas.

Adquisición de terrenos por parte de los ayuntamientos

La segunda línea se trata de comprar terrenos. “La fórmula que hemos adoptado como más práctica es que los adquirirían los ayuntamientos”, ha apuntado el consejero. Cabe señalar que se trata de terrenos “muy concretos, no de ponernos a comprar toda la ribera”. Dichas tierras podrían ser rústicas, agrícolas o urbanas para llevar a cabo fines de protección, ya que “hemos detectado que hay casos donde algunos edificios, como consecuencia de las reiteradas riadas, incluso amenazan ruina”, ha dicho Joaquín Olona. Así pues, se trata de que estas propiedades las adquiera el ayuntamiento para hacer la adecuación “más conveniente”, habiendo ya algunos interesados en vender sus terrenos, según ha informado el consejero.

El presupuesto para esta segunda línea es también de 1,5 millones, en los cuales se incluye también la tercera actuación: adquisición de equipos que se necesitan para hacer frente a las riadas. Por ejemplo, “bombas de achique, barreras de protección, elementos mecánicos o infraestructuras móviles”, ha enumerado Olona.

Trasladar determinadas explotaciones ganaderas

La cuarta línea está dirigida a “facilitar, siempre desde la voluntariedad, el traslado de determinadas explotaciones ganaderas que de manera recurrente sufren la inundación”. Olona ha sido contundente: “No podemos permitir que los animales sufran daños”. En este sentido, “estamos hablando en términos de indemnización o compensación a aquellos ganaderos propietarios de explotaciones que, de forma voluntaria, se planteen trasladar su granja para que no se pierda actividad económica”, ha explicado. Eso sí, siempre y cuando causen baja en el Registro de Explotaciones Ganaderas la instalación preexistente y sin que necesariamente deba sustituirse por otra similar.

La reunión de la Comisión ha tenido lugar en la sede de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (Famcp) / Fotografía: Laura Trives

Cinco millones de euros para evitar riesgos

Desde el Gobierno tienen “el reto” de que estas cuatro actuaciones no provoquen una reducción de la actividad económica, sino que se sustituyan por otras “más seguras, evitando los riesgos y que puedan ser más atractivas en términos de empleo”, ha dicho el consejero. Para todo ello cuentan con 4,5 millones de euros, a los que se suman, desde el pasado mes de febrero, subvenciones por valor de 100.000 euros del IAA, destinadas a las entidades locales, con el objetivo de facilitar la redacción de planes municipales de emergencia y la adquisición de medios materiales de protección. Próximamente, y en la misma línea, se publicará una nueva convocatoria dotada con 400.000 euros, destinada a la limpieza y restauración de riberas.

Además, el Boletín Oficial de Aragón (BOA) publicaba este 18 de abril una nueva convocatoria de subvenciones por valor de tres millones de euros para paliar los daños en producciones y explotaciones agrarias particulares derivados de la última crecida extraordinaria del río Ebro. Cabe recordar que el Departamento de Agricultura ya inició el mes pasado la reparación de las infraestructuras de riego gestionadas por las Comunidades de Regantes, cuyas obras se adjudicaron mediante el trámite de emergencia y el presupuesto es de 3.790.700 euros.

Print Friendly, PDF & Email