Repollés apela a la «sensatez» en la eliminación de las mascarillas en interiores

Repollés ha centrado la cuestión sobre la retirada de las mascarillas en interiores en si hay personas vulnerables en el entorno

Con la vista puesta en este miércoles, fecha en que la mascarilla dejará de ser obligatoria en interiores, salvo algunas excepciones como el transporte público, los hospitales, las farmacias, los centros de salud y los centros sociosanitarios, la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, ha apelado a la «sensatez». «Tenemos incluido en nuestro ADN en qué espacios son necesarias las mascarillas y cuál es la sensatez en el momento de determinar que se puede dejar su uso en interiores», ha aclarado.

En este sentido, la máxima responsable en Sanidad de la DGA ha centrado la cuestión sobre la retirada de las mascarillas en interiores en si hay personas vulnerables en el entorno. «Fuera de lo que son las indicaciones en las cuales debemos de seguir utilizando mascarillas, tenemos las recomendaciones de aquellos espacios que sabemos que podemos influir en el índice de contagios porque se encuentran personas vulnerables», ha recalcado.

Repollés ha distinguido entre las situaciones en las que «por ley deberemos seguir llevando la mascarilla» y otras circunstancias «en las que será una recomendación». Precisamente en estas últimas, la consejera ha hecho un llamamiento a la «sensatez». «En aquellas circunstancias específicas en las que no es obligatorio su uso, nosotros, en aras de la sensatez, sabremos que seguiremos llevándolas», ha reconocido.

Fin de la mascarilla en las aulas aragonesas

Frente a las recomendaciones de algunos expertos que apuestan por mantener el uso de la mascarilla en las aulas, debido al número elevado de alumnos y a la poca ventilación, Repollés ha vuelto a poner el foco del asunto en los colectivos vulnerables.

«En el ámbito escolar no son obligatorias», ha recordado, tras añadir que «aquellos profesores que decidan llevarlas, porque ellos son vulnerables o tienen alumnos que pueden serlo, evidentemente, en aras de la sensatez e insisto como recomendación ahí estarán las mascarillas».

La cuarta dosis en mayores de 80 años, pendiente de la Ponencia de Vacunas

Tras la cuarta dosis que ya han recibido las personas inmunodeprimidas, el siguiente grupo sería el de mayores de 80 años y los ancianos en residencias, sin embargo, su cuarto pinchazo aún está en el aire. Así lo ha manifestado la consejera de Sanidad, quien ha señalado que la Comunidad aragonesa «hará lo que diga la Ponencias de Vacunas».

«Nos basaremos en criterios técnicos y la vacunación es un tema que se rige a nivel nacional», ha puntualizado, tras matizar que «Aragón realizará aquello que la Ponencia de Vacunas y la Comisión de Salud Pública decida».

Repollés ha aseverado que desde el inicio de la vacunación «se ha estado trabajando» en la posibilidad de la disminución de la inmunidad a partir de los seis meses de la inoculación de la dosis de refuerzo. En este sentido, la consejera ha querido destacar que, en estos momentos, se están cumpliendo seis meses desde la última dosis de vacunación de los pacientes mayores de 80 años.

«Tras Semana Santa, podríamos tener un pequeño repunte en mayores de 60 años»

El riesgo sobre posibles repuntes de contagios sigue estando ahí como ha ocurrido después de varias fechas festivas. Precisamente, tras esta Semana Santa, la consejera ha expresado que «se podría tener un pequeño repunte en mayores de 60 años». Sin embargo, ha reconocido que, con los datos que se tienen actualmente, es «poco prematuro decir si lo hemos tenido».

En estos momentos, Aragón «todavía se encuentra estabilizada con una ligera tendencia a la baja», ha defendido Repollés. Aunque ha recordado que las incidencias se miden en mayores de 60 años y los indicadores que ahora se manejan son asistenciales. «Controlamos la incidencia de ingresos en las ucis y en hospitalización convencional», ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email