Lograr un Aragón mejor en 2030: más de 1.900 millones para la Estrategia de Desarrollo Económico

La Estrategia es fruto del diálogo y el entendimiento entre agentes sociales y el Gobierno autonómico

Lograr un Aragón mejor para 2030 es el objetivo que se ha marcado en la Estrategia de Desarrollo Económico, que cuenta con una inversión de más de 1.931 millones de euros por parte de la DGA hasta 2023 y pone en valor “la fuerza de la Comunidad”. Este documento ha sido fruto del diálogo y el entendimiento entre agentes sociales y el Gobierno autonómico, centrado además en cuatro ejes: la recuperación del territorio, las políticas públicas, la economía productiva y el empleo.

Para llevar a cabo la estrategia definida, se han marcado 18 retos y diez objetivos mediante once ámbitos de actuación y 155 medidas a desarrollar. Y es que pretenden que Aragón sea “más verde, más digital y más cohesionada socialmente”. Así lo han explicado este miércoles en la presentación del documento los directores generales de Economía y de Planificación y Desarrollo Económico, Luis Lanaspa y Miguel Luis Lapeña, junto a representantes de los cuatro agentes sociales: el director general de CEOE, Jesús Arnau, el secretario general de Cepyme, Carmelo Pérez, el secretario de Política Industrial y Salud Laboral de UGT, José de las Morenas, y el secretario de acción sindical de CCOO, Pablo Castillo.

Solo entre los años 2021 y 2023, el Gobierno de Aragón calcula que va a destinar más de 1.931 millones de euros, a través de los distintos departamentos, a políticas que permitan avanzar por la senda marcada por esta estrategia en ámbitos como el apoyo a sectores estratégicos, la transformación verde y digital, el apoyo a pymes y autónomos, el fomento de la internacionalización y de la economía social, o la formación, el emprendimiento y el fomento del empleo, así como a la innovación y modernización de la administración, y la vertebración y lucha contra la despoblación.

Impulsar la competitividad aragonesa

Tanto el Ejecutivo Autonómico como los cuatro agentes sociales coinciden en que, para impulsar la competitividad de la economía aragonesa y reforzar su autonomía estratégica, es prioritario adaptarse al actual entorno de incertidumbre –marcado por la situación post-pandemia y la invasión de Rusia a Ucrania- y prepararse para futuros riesgos, para lo que apuestan por continuar trabajando de forma conjunta a través de la Mesa de Diálogo Social.

Entre los retos que se plantean de cara al 2030 figura precisamente la gestión de posibles nuevos riegos; la protección del empleo mediante la capacitación; mantener y reforzar el tejido económico aragonés, recomponiéndolo e incrementando el tamaño de las empresas; maximizar la eficiencia en el uso de los recursos; descarbonizar la economía; apoyar a los sectores económicos; incrementar la resiliencia de nuestro territorio o garantizar la cadena de suministros.

Además, se pone el foco en otros retos como el fomento de la digitalización y la innovación, la puesta en valor del medio rural, o la necesidad de provocar nuevas oportunidades de emprendimiento y creación de empleo, además de trabajar para la erradicación de la economía sumergida, la simplificación administrativa y la reducción normativa, y fortalecer la cercanía de la administración y los servicios públicos a la ciudadanía. También consideran necesario garantizar una mayor protección de la salud y gestionar el cambio hacia un modelo socioeconómico sostenible en un entorno de continuos riesgos.

Fomentar el empleo y fortalecer el tejido empresarial

Para hacer frente a todos estos retos, la Estrategia Aragonesa de Desarrollo Económico 2030 apuesta por fortalecer los sectores estratégicos, tractores de la actividad económica; apoyar la recuperación del tejido económico más dañado por la crisis económica e incrementar su resiliencia ante los nuevos desafíos y cambios en el modelo de consumo a través de la internacionalización y la innovación en procesos, productos y gestión; apoyar la atracción e implementación de nuevas iniciativas económicas en el territorio y el desarrollo de sectores emergentes, diversificando el tejido productivo, con un especial empuje a la economía social; y generar las condiciones para fortalecer y vertebrar el desarrollo conjunto del territorio para luchar contra la despoblación. En materia de empleo, se prioriza la capacitación de profesionales y la creación de empleo de calidad, además del apoyo al emprendimiento.

Entre los objetivos de la estrategia figura también la modernización de la administración para que sea más eficiente y permita ofrecer una respuesta ágil y justa al servicio de tanto de los ciudadanos como de las empresas, acercándola a las personas y con medios humanos y materiales suficientes. Además, se va a trabajar por seguir fortaleciendo el diálogo social, para modernizar la sociedad conjugando la eficiencia y la justicia social, y para minimizar las consecuencias de riesgos globales emergentes en la economía y la sociedad aragonesa.

Print Friendly, PDF & Email