Aragón y Cataluña unen fuerzas para afrontar las pérdidas ocasionadas por las heladas en el campo

Se ha puesto de manifiesto la falta de unos seguros agrarios realistas y adaptados a las explotaciones

Para hacer frente a las grandes pérdidas que las heladas de la semana pasada han provocado en las explotaciones agrícolas, esta mañana ha tenido lugar una reunión entre presidentes y representantes de las comarcas de la provincia de Huesca, Zaragoza y Lérida en la Comarca del Bajo Cinca, donde se han puesto de acuerdo para decidir qué medidas tomar al respecto. Entre otras, se ha acordado la posibilidad de realizar ERTE para mantener a los trabajadores, la solicitud de ayudas directas, mejoras en los seguros o una revisión del 30% de la franquicia del seguro.

En el transcurso de la reunión se ha puesto de manifiesto la gran afectación en las plantaciones agrícolas a causa de las últimas heladas que tuvieron lugar los días 2, 3, 4 y 5 de abril, que han causado pérdidas que derivan desde el 80% al 100%, en cultivos como el melocotón, la nectarina, el albaricoque, el almendro, y en menor cantidad, el nogal, el manzano y el peral.

Estos daños ocasionados a la producción de la fruta arrastran tras de sí una problemática mucho más amplia, ya que de estas explotaciones agrarias subsisten otras empresas auxiliares, como pueden ser fabricantes de cajas, embalajes o productos fitosanitarios, entre otros. Los asistentes a la reunión han mostrado su preocupación por la afectación directa que esta problemática tiene sobre la población, y la despoblación en concreto, ya que «sin una economía fuerte que apoye al sector de la fruta en momentos duros, será difícil retener a los habitantes de las pequeñas zonas rurales».

Concretamente se han reunido el presidente de la Comarca del Bajo Cinca, Marco Ibarz, la vicepresidenta de la Comarca del Bajo Cinca, Débora Bravo, el presidente de la Comarca del Cinca Medio, José Ángel Solans, el presidente de la Comarca de la Litera, Josep Antón Chauvell, la alcaldesa de Caspe y diputada en la diputación provincial de Zaragoza, Maria Pilar Mustieles, el presidente del Consell Comarcal del Segrià, David Massot, el presidente del Consell Comarcal del Pla d’Urgell, Rafael Panadés, el vicepresidente del Consell Comarcal de les Garrigues, Olegari Alberich, el alcalde de La Granja d’Escarp, Manel Solé y el alcalde de Almudafar, Óscar Moret.

Se ha recordado también que este es el segundo año consecutivo que se produce este fenómeno, ya que en el pasado 2021 también hubo una gran helada que afectó a agricultores de territorios aragoneses y catalanes del mismo modo. Es por ello, que frente a esta tesitura común, desde los territorios afectados se ha decidido llegar a la Generalitat de Cataluña y al Gobierno de Aragón, respectivamente, para concienciar sobre la realidad del territorio.

Así mismo se ha puesto de manifiesto la falta de unos seguros agrarios realistas y adaptados a las explotaciones, que son «poco atractivos para los agricultores y que no incentivan que estos sean contratados».

En el transcurso del encuentro se ha debatido sobre la imposibilidad de solicitar más créditos por parte de los agricultores, que entienden que «están ya ahogados con los ya existentes». Desde las entidades representadas, calculan que puede haber unas pérdidas de más de 400 millones de euros vinculadas a la fruta dulce en la provincia de Lérida y unas pérdidas de 300 millones de euros vinculadas a frutales y almendros en Aragón.

Por ambas partes, tanto la catalana como la aragonesa, han acordado un intercambio de información de los informes y estudios de las afectaciones, tanto los de este 2022 como los del 2021, para redactar un acuerdo común beneficioso para el territorio, puesto que se entiende que en este aspecto, «las fronteras no existen». Han acordado llevarlo de forma unánime y conjunta al Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente y Departamento de Economía del Gobierno de Aragón y al Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural y la Consejería de Economía y Hacienda de la Generalitat de Cataluña, respectivamente.

Al finalizar la reunión se ha acordado la posibilidad de realizar ERTE para mantener a los trabajadores, la solicitud de ayudas directas, mejoras en los seguros, una revisión del 30% de la franquicia del seguro y reivindicaciones sobre la PAC, para que no sea discriminada en este tipo de ayuda.

Al finalizar la reunión, todos se mostraron satisfechos por el buen entendimiento entre todas las partes, puesto que se entiende que sobre una problemática común, «lo más lógico es ir todos juntos».

Print Friendly, PDF & Email