La heroica Zaragoza recibe a Jesús triunfal en su borrica casi tres años después

La Procesión de Las Palmas se ha desarrollado hoy con gran afluencia de público. Foto: Laura Trives

“¡Bendito el que viene en nombre del Señor!”. Con esta frase, con palmas y ramas de olivo recibieron a Jesús en Jerusalén cuando llegó montado en su borrica como el salvador del mundo, como el Mesías que iba perdonar a todos los hombres. Zaragoza lo ha recibido a su manera, con el ruido de los tambores, los bombos, los timbales y muy especialmente de las carraclas. Con emoción y abrazos porque la Semana Santa ha vuelto a la calle más de dos años después. Con una plaza de El Justicia abarrotada y una iglesia de Santa Isabel de Portugal (San Cayetano) sobre la que lucía el sol de una manera espléndida.

https://youtu.be/YCIP_zn3CGo

Como espléndido también ha sido el recibimiento que la sección de tambores y bombos de la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén ha ofrecido a su paso titular allá por las 12.30 de un soleado mediodía en la capital aragonesa. Un sonido en piano para después pasar al estruendo de los instrumentos más que reconocible de una plaza llena hasta la bandera. Mientras que la Policía montada a caballo y el sonido de las carraclas abrían la procesión del Domingo de Ramos.

Pero lo característico de este día más allá de la historia bíblica es la alegría, el entusiasmo propio de los más pequeños que acudían enormemente felices con su palma repleta de dulces y chocolatinas. Alguno incluso aprovechaba la ocasión para lucir el disfraz cofrade con el deseo, quien sabe, de algún día formar parte de una de las 25 hermandades que conforman la Semana Santa de Zaragoza, Fiesta de Interés Turístico Internacional y Nacional. Como es habitual, por otro lado, que la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén lleve en cabeza de su procesión titular componentes con vestiduras típicas de la tierra Santa. Porque, aunque no sea Jerusalén, Zaragoza también es heroica.

Foto: Laura Trives

O que los tambores y timbales luzcan capirotes, mientras que los bombos visten tercerol. Todo son peculiaridades en una procesión especial, en la que han procesionado cruces In Memoriam que ahora más que nunca cobran mayor sentimiento por el recuerdo de esas personas que ya no están y que el maldito coronavirus se ha llevado. Pero especial lo es, además, porque es la primera salida titular de las cofradías, porque realmente da inicio a la celebración del misterio, la pasión, la muerte y la resurrección de Cristo, y que Zaragoza celebra con especial devoción estos días.

Emoción, pasión, devoción, fervor, ilusión. Podría ser innumerable la lista de sentimientos que se han vivido esta mañana en la antigua Cesaraugusta, que ha vivido más de 1.800 días después la procesión de Domingo de Ramos. Porque sí, porque un Jesús triunfal ha llegado a Jerusalén para salvar al mundo.

Print Friendly, PDF & Email