La DGA aprueba la Ley de Dinamización del Medio Rural con ventajas fiscales para núcleos despoblados

El Consejo de Gobierno se ha trasladado este sábado a Calatayud, localidad donde, hace 44 años, se constituyó la Diputación General de Aragón

El Ejecutivo aragonés ha aprobado este sábado en un Consejo de Gobierno extraordinario el proyecto de Ley de Dinamización del Medio Rural, que incluye, como principal medida, ventajas y beneficios fiscales para quienes residan en asentamientos con riesgo alto o extremo de despoblación. Una iniciativa “transversal”, que abarca todos los departamentos, y que busca combatir las desigualdades que se generan entre los principales núcleos urbanos y el medio rural.

Una nueva normativa que ha sido aprobada en una fecha especial, cuando se cumplen 44 años de la constitución de la Diputación General de Aragón en la localidad de Calatayud, lugar donde se ha celebrado este Consejo de Gobierno. “Con esta normativa, cerramos la trilogía para combatir de manera efectiva la despoblación, compuesta por Fondo Aragonés de Financiación Municipal y la Ley de Conversación del Patrimonio y Protección de la Agricultura Familiar. Esta ley va directamente a fortalecer los principios rectores de nuestro Estatuto de Autonomía y a combatir la despoblación”, ha expuesto la consejera de Presidencia, Mayte Pérez.

Como principal medida fiscal, esta norma incorpora bonificaciones en la cuota autonómica del IRPF, con ocho puntos como nacimiento, adopción, tercer hijo o adquisición de vivienda habitual, y se podrán beneficiar más de 70.000 personas residentes en mil asentamientos de los 1.500 de las tres provincias. Por otro lado, se incluye una deducción directa de 600 euros para las 20.000 personas que residen en los 703 asentamientos de riesgo extremo, la mitad de los que existen en la Comunidad.

Asimismo, la ley garantiza financiación específica para estas zonas, que, tal y como ha asegurado Pérez, tendrán su reflejo en los presupuestos de la Comunidad, especialmente en los capítulos de transferencias e inversiones. “Pretendemos fijar población y dar alicientes a quienes se planteen asentarse en estas zonas”, ha defendido la consejera y portavoz del Ejecutivo.

Otra de las novedades es el Mecanismo Rural de Garantía, destinado a que la Administración autonómica promueva, impulse y revise de forma sistemática todas las políticas sectoriales y de desarrollo socioeconómico mediante la observación de la perspectiva del cambio demográfico. Este principio rector alcanzará también a las subvenciones y sus bases reguladoras, que deberán incorporar criterios de discriminación positiva para promover acciones de dinamización, desarrollo y lucha contra la despoblación en las zonas rurales, siempre que las medidas resulten compatibles con el objeto y finalidad de las ayudas.

Se establece por ley la delimitación y zonificación de los municipios y asentamientos aragoneses, lo que permitirá visualizar nuestra realidad territorial y rural de todos los asentamientos de Zaragoza, Huesca y Teruel. Y se elaborará un Programa de Gestión Territorial de dinamización económica para el medio rural, por bloques homogéneos y comarcalizado. Por asentamiento se entienden todos núcleos poblacionales que integran los distintos municipios aragoneses.

En cuanto a la cultura emprendedora, la ley contempla la puesta en marcha, a través del Instituto Aragonés de Fomento, de una plataforma online para la prestación de servicios de información y asesoramiento integral de las iniciativas que surjan. También se prevé una Red Aragonesa de Centros de Emprendimiento (Red ARCE) como instrumento para coordinar viveros empresariales, coworking o incubadoras; un Programa de Relevo Generacional para la transmisión y estabilidad de negocios intergeneracionales, o la creación de una Academia Rural Digital para la formación en el medio rural.

Print Friendly, PDF & Email