Los hoteles zaragozanos recuperan la ocupación en Semana Santa gracias a los eventos deportivos

Las perspectivas de ocupación en los hoteles de Zaragoza capital son más elevadas que las de Zaragoza provincia

La hostelería como tantos otros sectores económicos ha sufrido de lo lindo estos dos últimos años a raíz de la pandemia. Las Fiestas del Pilar, el verano o en cierto modo la Navidad siempre han sido grandes reclamos para la ocupación hotelera de Zaragoza capital y provincia, pero también la Semana Santa, que vuelve a celebrarse más de dos años después. Una Fiesta de Interés Turístico Internacional y Nacional es un atractivo de sobras suficiente para que los complejos hoteleros de la ciudad y alrededores se llenen o eleven su ocupación. En este caso hasta un promedio del 74,57% esperan en Horeca Hoteles Zaragoza para estos días, una cifra ligeramente superior al 72,46% que se obtuvo en 2019 y al 70,83% del año 2018.

Son cifras incluso mejores que las presentadas allá por el mes de febrero de este mismo año cuando los establecimientos de la asociación creían llegar a alcanzar un 60% de ocupación para estos días festivos del mes de abril. Lo cierto es que, como se podía intuir, no era difícil que los cálculos de los hoteles hablen de previsiones “esperanzadoras”. En este sentido, el presidente de la Asociación de Hoteles de Zaragoza, Antonio Presencio, ha detallado que la ocupación en los hoteles zaragozanos se contrajo un 85% en 2020 y un 60% el año pasado, según avala un estudio realizado por la Universidad de Zaragoza.

La capital aragonesa alberga continuamente ferias, congresos u otros eventos de carácter deportivo y cultural, y la ciudad tiene que estar preparada para ofrecer garantías hoteleras. Que las tiene. “Para eso hay que tener una oferta alojativa reglada de capacidad. Estamos esperanzados en recuperar esa actividad, esa demanda con toda la ilusión y empeño del mundo, pero queremos sensibilizar de que la pandemia nos ha golpeado”, aseguraba Presencio.

Más allá de las procesiones, el ruido de los tambores y bombos, o las actividades turísticas y culturales organizadas para estas fechas -además de unas previsiones meteorológicas halagüeñas-, la recuperación de la demanda de habitaciones en los hoteles de Zaragoza y provincia tiene un nombre propio, el de los torneos deportivos. La ciudad acoge estos días un torneo internacional de baloncesto de formación, de fútbol en categorías base y la primera edición de la ZGZ Vóley Cup, que conforman claros ejemplos de impulso a la hostelería local.

Zaragoza capital, por delante de la provincia

Las perspectivas de ocupación en los hoteles de Zaragoza capital son más elevadas que las de Zaragoza provincia. En datos, en la capital aragonesa se aprecia una ligera mejoría situando las perspectivas de ocupación en 2022 en el 77,67%, frente al 73,03% de 2019, y al 72,95% de 2018. Por su parte, en Zaragoza provincia la expectativa de ocupación este año es del 71,47%, muy similar a la obtenida en 2019 con 71,88% y con una pequeña mejoría respecto al 2018 con un 68,71%.

La estancia media que pasarán los clientes en los hoteles será de 2,23 noches, por las 1,96 de 2019. En esta línea, los días festivos de la semana, es decir, a partir del miércoles 13 y hasta el domingo 17, son los preferidos por los visitantes. En concreto, la noche del Viernes Santo al Sábado Santo con una expectativa de ocupación del 87,49% en Zaragoza capital y del 81,72% en la provincia.

La crisis de Ucrania, que ha generado un importante impacto en el coste de las materias primas y la energía, también ha provocado que las previsiones para mayo y junio no sean las mejores y “preocupa” a la asociación, ha indicado Antonio Presencio. No obstante, la semejante inflación no se ha visto reflejada en el pecio medio de los hoteles zaragozanos. Ciertamente se aprecia una pequeña subida en los alojamientos de Zaragoza capital, pasando de los 87,89 euros por noche en 2019 a los 91,63 euros actualmente. Sin embargo, la tarifa se ha reducido en los establecimientos de la provincia: 87,85 euros en 2022 frente a los 90,63 de 2019. “El sector no ha sido capaz de repercutir en el precio la subida de costes a la que estamos sometidos. La subida es del 4,2% y ahora estamos hablando de una inflación de entorno al 10%”, ha destacado el secretario general de Horeca Hoteles, Daniel López.

El turista sigue siendo nacional

Los turistas que llegan hasta Zaragoza y su provincia continúan siendo mayoritariamente nacionales y de interior. El 90,2% procede de territorios cercanos como Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana y País Vasco; el resto del extranjero, de países como Francia, China, Países Bajos y Estados Unidos. La pandemia frenó en cierto modo la llegada de los turistas chinos hasta la capital aragonesa, y a pesar de la mejora epidemiológica, todavía sigue siendo una demanda que no se ha recuperado, apostillaba Presencio.

Desde Horeca confían en que los meses de verano sean “buenos” para el turista nacional porque todavía “no hay mucha movilidad” y son conscientes de que tienen que apostar estas próximas fechas por el inglés, el francés y el turista italiano.

“Estamos esperanzados y recuperando cifras, que son mejores que las del 2020 y 2021 pero no son suficientes para salir de esta situación. Queremos hacer un llamamiento a todos los zaragozanos para que estemos orgullosos de la oferta cultural, patrimonial, religiosa, gastronómica” que ofrece la ciudad estos días, ha destacado el presidente de la asociación. La demanda actual todavía no se traduce en una “contratación de personal destacada”, sino más bien de perfiles puntuales, algo que buscan revertir.

Además, el 7% de los establecimientos hoteleros de la provincia continúan con la persiana echada. Queda esperar a que lleguen las citas congresuales importantes como la Feria Internacional de Maquinaria Agrícola (FIMA) o la época estival, pero para empezar a recuperar la actividad, la Semana Santa de Zaragoza trae a sus espaldas una positiva respuesta de alojamiento.

Print Friendly, PDF & Email