Robles alaba a la Base Aérea de Zaragoza por el traslado de 168 toneladas de material a Ucrania

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha felicitado y agradecido el trabajo este miércoles en su visita a la capital aragonesa

La invasión de Ucrania por parte de Rusia sigue precisando una ayuda humanitaria que nunca será suficiente. El Gobierno de España puso en marcha envíos de armamento y material humanitario para ayudar al ejército y la sociedad ucraniana, y en esos traslados la Base Aérea de Zaragoza ha sido una de las grandes protagonistas. 168 toneladas repartidas en once envíos es lo que se ha mandado desde el complejo militar zaragozano hasta el país del este de Europa, gracias a la encomiable labor de los componentes de los equipos ALA 31 y el Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA), a los que la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha felicitado y agradecido el trabajo este miércoles en su visita a la capital aragonesa.

“Esta base de Zaragoza se ha convertido en un punto de partida muy importante para todo el material que estamos enviando a Ucrania. Quería agradecer muy especialmente a todo el personal de la base, en concreto a los del ALA 31 y el EADA”, ha expresado Robles, informando al mismo tiempo de que otro avión había partido esta misma mañana desde Getafe y llegaría a Zaragoza este miércoles por la tarde con refugiados ucranianos. Robles ha estado acompañada de la secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro.

La ministra de Defensa ha subrayado que el envío de materiales no es para nada una tarea fácil, y siempre busca materializarse desde la “máxima prudencia y discreción”. “En estos vuelos se asume un riesgo importante, llevan material caliente, hacen un viaje largo, llegan a un sitio en las proximidades de una zona de guerra y hay riesgo muy importante y por eso se lo quería agradecer especialmente”, insistía. Robles ha felicitado la “generosidad, valentía y gran eficacia” con que los equipos de la base de Zaragoza han trabajado, asegurando al mismo tiempo que se partirán más vuelos desde suelo español “mientras Ucrania nos lo pida”.

Como uno de los momentos más especiales que recuerda de estos últimos dos meses, el vuelo del personal del ALA 31 que trajo a niños enfermos de cáncer y aterrizó en Torrejón de Ardoz. “Todos los ciudadanos que estamos trayendo están profundamente agradecidos a España y nosotros nos sentimos muy unidos a Ucrania”, ha manifestado la responsable de Defensa del Gobierno central.

“Una página importante de la historia»

“Todas las unidades que están en esta base, algunas en particular como el ALA 31 y EADA, están escribiendo una página importante de la historia a favor de la paz”, ha remarcado Robles en su mensaje a todos los componentes de los equipos militares, que han recibido la felicitación personal de la ministra delante de uno de los Airbus A400M que se utiliza para el transporte.

La imagen que se genera en el exterior de España de “heroicidad, de fuerza, de valor” es “gracias a ustedes”, ha celebrado Robles. “La base de Zaragoza se constituye como protagonista en la historia de la humanidad. Está saliendo una ayuda muy importante para Ucrania que por discreción no se puede contar con detalle, pero yo quería agradecer vuestro esfuerzo”, ha recalcado Robles.

Uno de los Airbus A400M que se utiliza para el transporte del material

La ministra también ha admitido que no se queda “tranquila” hasta que no le comunican que el avión que ha hecho la misión ha aterrizado en Zaragoza. Mientras que ha reconocido al mismo tiempo la “gran profesionalidad de las Fuerzas Armadas españolas que no escatiman esfuerzos ni trabajos”. “Siento una profunda admiración por todos ustedes, están al pie del cañón y jugándose la vida en muchas ocasiones. Gracias a ustedes y a sus familias”, ha aseverado.

Mucho trabajo y esfuerzo

El responsable del ALA 31, el coronel Juan Domínguez, ha explicado la mejora en la planificación desde febrero cuando salieron los primeros vuelos de ayuda, porque “preparar y apilar el material requiere mucho trabajo” y mucho esfuerzo sobre todo cuando la anticipación es poca. En dos de estos vuelos regresaron niños ucranianos enfermos con sus familias para recibir atención sanitaria en España y “muchos de ellos era la primera vez que subían a un avión”, comentaba el teniente coronel Paniagua a la ministra durante su encuentro con el personal en el hangar de la unidad.

Por su parte, el jefe del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo, el coronel Carlos Forcano, ha señalado que “estas misiones son muy gratificantes” a pesar del desafío que suponen porque no solo es recibir, apilar y colocar la carga, sino que también hay mucho trabajo de “documentación y papeleo”.

Forcano ha asegurado que hay gente preparada en todo momento para “apoyar la preparación de la carga como para volar los aparatos” y ha agradecido la visita de reconocimiento para todo el personal porque “es muy positiva para todos”.

Lo que sea, donde sea y cuando sea

En la actualidad, la flota del ALA 31 la conforman once aviones Airbus A400M, que está previsto que se aumenten hasta catorce aeronaves en abril de 2023. La unidad ha participado en diversas misiones en zonas de conflicto y en situaciones de emergencia, como la Eufor de apoyo a Mali o las de seguridad cooperativa en Mauritania, Senegal o Cabo Verde. “Lo que sea, donde sea y cuando sea” es el lema de esta unidad creada en 1973.

El ALA 31, donde están destinados 330 militares y 16 civiles (un 12% mujeres), es una unidad de transporte aéreo estratégico y táctico que se encarga, entre otras acciones principales, del despliegue de unidades de fuerzas aéreas, reabastecimiento en vuelo, apoyo aéreo logístico, evacuaciones aeromédicas o misiones humanitarias.

Print Friendly, PDF & Email