Guerra abierta entre el Huesca y Nwakali, que les acusa de amenazas e impagos

El futbolista asegura que el club oscense nunca le dijo que querían dejarle ir en enero. Foto: La Liga

El ya exjugador de la Sociedad Deportiva Huesca Kelechi Nwakali ha denunciado este miércoles en un comunicado a través de sus redes sociales las «presiones» a las que se ha visto sometido en los últimos meses por parte del club para rescindir su contrato, llegando a afirmar que el club le «amenazaba» con no pagarle. Por su parte, el Huesca ha anunciado que se reservará «cuantas acciones entienda oportunas en defensa de sus legítimos intereses» tras las declaraciones vertidas.

En el comunicado el jugador nigeriano declara que el director deportivo del club, Rubén García, le «presionó» para que no fuera a jugar con su selección, la cual le había convocado para jugar la Copa África.

El club le pidió su rescisión de contrato, a lo que el futbolista ha expuesto que «durante meses han estado abusando de su poder intimidándome para que firmara un nuevo contrato». Según ha agregado, «esas técnicas incluían pagarme tarde en numerosas ocasiones o amenazar con no hacerlo si no me iba del club».

Nwakali señala que «la ruptura completa de las negociaciones se produjo cuando mi madre enfermó y le pedí a Rubén García los salarios que el club me debía para pagar la factura del hospital, a lo que él se negó».

El futbolista asegura que el club oscense nunca le dijo que querían dejarle ir en enero. Una vez finalizó el mercado de fichajes, Nwakali continuó en el equipo, algo que le llevó a que le abrieran un expediente disciplinario, «suspendiéndome los entrenamientos y prohibiéndome entrar en la ciudad deportiva». Ante esta situación, el jugador recurrió a la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), los cuales desde ese momento se encuentran en una disputa con la SD Huesca.

El jugador ha concluido el comunicado deseándole lo mejor a sus compañeros y a la afición, «que han sido increíbles durante mi tiempo aquí».

El Huesca niega las acusaciones

Tras las acusaciones vertidas por el futbolista nigeriano, el club oscense ha emitido un comunicado en el que muestra «su total repulsa ante la falta de veracidad de las mismas», asegurando «con la total convicción de que el club ha actuado en todo momento con el máximo respeto hacia el jugador».

El comunicado concluye anunciando que el equipo «se reserva el ejercicio de cuantas acciones entienda oportunas en defensa de sus legítimos derechos e intereses».

Print Friendly, PDF & Email