Los trabajadores de Correos se hartan de la situación «crítica» de la empresa y pasan a la acción

La plantilla, formada en Aragón por 1.500 empleados, ha convocado una huelga general entre el 1 y el 3 de junio

Los trabajadores de Correos en todo el país han decidido pasar a la acción ante la “crítica situación” de la compañía, con una eventualidad que llega al 25% y un empleo cada vez más precarizado. La plantilla, formada en Aragón por 1.500 empleados, un millar de ellos en Zaragoza y provincia, ha convocado una huelga general entre el 1 y el 3 de junio, además de anunciar una “rodada” de vehículos por las calles de la capital aragonesa para el 21 de abril.

Unas movilizaciones que denunciarán la “nefasta gestión” de Juan Manuel Serrano, nombrado por Pedro Sánchez a su llegada a Moncloa, cuyo Plan Estratégico está abocando, según el responsable de la sección sindical de CCOO en Correos en Zaragoza, José María Jiménez, a un “callejón sin salida”. “No hay un planteamiento estable para solucionar ese déficit estructural. Cada vez más está poniendo en situación crítica a la empresa, con medidas sin desarrollo ni beneficio económico y un gasto milmillonario en publicidad que solo es humo”, ha expuesto.

En concreto, desde CCOO aseguran que Serrano quiere reconvertir Correos en una “empresa logística paquetera” ante la digitalización de la sociedad y la caída del uso de cartas postales. “Lo ha querido revertir con el incremento de paquetería. Hace dos años entraban paquetes que llenaban los pasillos y no había por donde caminar. Ahora, no entran clientes y no hay trabajo”, ha lamentado Jiménez, que cifra en un 50 o 60% el incremento de costes por la pandemia y la energía.

Igualmente, según explican desde el sindicato, el disparo del comercio electrónico por la pandemia “se ha desviado” a la filial Correos Express, “vaciando de trabajo las carterías de Correos, haciendo que el pez chico se coma al grande”. “Como no le gusta lo postal, se va desviando el incremento de negocio de paquetería al Express, que son trabajadores autónomos con unas condiciones laborales muy distintas a los empleados de Correos”, ha remarcado.

Además de la rodada por Zaragoza y la huelga general del 1 al 3 de junio, los sindicatos, conjuntamente CCOO y UGT, han convocado una manifestación hasta el Congreso de los Diputados para el 1 de junio para denunciar “la renuncia de Serrano a defender una mayor financiación pública, el caos en la gestión, el despilfarro en fastos megalómanos, ocurrencias sin contrastar y proyectos fracasados”.

Correos desmiente las acusaciones de los sindicatos

Tras conocer las intenciones de los sindicatos, Correos ha emitido un comunicado desmintiendo las acusaciones y garantizando la «calidad del servicio» en condiciones de «equidad, accesibilidad, asequibilidad y no discriminación», al mismo tiempo que niega un trasvase de actividad a Correos Express. «La colaboración de Correos con sus filiales, incluida Correos Express está dentro de las habituales sinergias generadas por la actividad y están perfectamente delimitadas en la normativa aplicable al Grupo Correos», han remarcado.

A su vez, la compañía ha explicado que se encuentra «inmersa» en un «proceso de transformación» de su modelo de negocio «sin privatización ni despidos». «El objetivo es generar los ingresos que reviertan una situación de pérdidas de envíos postales agravada por la situación de la pandemia», han detallado.

Print Friendly, PDF & Email