Las mujeres agrícolas se sienten «invisibilizadas» en la toma de decisiones y sin liderazgo

El estudio muestra que apenas el 17,2% de las mujeres se dedican a labores agrarias

Invisibilizadas y sin presencia en la toma de decisiones. Así es como se sienten las mujeres agrícolas y ganaderas del medio rural, que denuncian estar apartadas de los núcleos de liderazgo que marcan las pautas de su futuro. Una situación que “replica los roles desiguales históricos”, tales como quedar encasilladas a “un rol reproductivo o de cuidadoras”, además de una “falta de representatividad” en asuntos políticos.

Esta problemática ha quedado de manifiesto en un estudio realizado a nivel nacional por el Área de Igualdad de UAGA, que ve “espacios muy masculinizados”, una “foto” que “hay que cambiar entre todas”, ha explicado una de las investigadoras responsables del trabajo, Isabel Álvarez. “Hay incluso una falta de legitimidad, tanto desde el ámbito privado hasta otros como productoras, donde se les ve una mano de obra familiar, algo complementario, pero no como protagonistas”, ha resaltado.

No en vano, el estudio muestra que apenas el 17,2% de las mujeres se dedican a labores agrarias, mientras que el 48,6% realizan “otras actividades” y el 34,2% no tiene actividad, dejando “claramente” a la vista que “en los órganos ejecutivos no hay mujeres”, como queda patente en múltiples fotografías de reuniones o encuentros donde la presencia femenina es, como mucho, testimonial. “Se sienten el bicho raro, sin ser socializadas como productores, sino como cuidadoras. No están tanto en la producción como llevando tareas de cuidados y eso hace que el medio rural se masculinice y envejezca”, ha añadido Álvarez.

Asimismo, esto también se ha reflejado en las distintas organizaciones, con “una falta de representatividad total, desde las ejecutivas o las comisiones”, lo que también se traduce en una ausencia de su propia “legitimidad” que ellas mismas sienten. “Se identifican más como amas de casa, sin construir su identidad como productividad ni legitimidad para participar en esos espacios”, ha lamentado Álvarez.

Ante esta situación, desde UAGA contemplan un “plan de acción” para los ámbitos institucional, organizacional y privado. “Lo primero es que las políticas públicas miren a las mujeres como algo diverso. Muchas veces quedan diluidas como jóvenes y mujeres, y se tienen más en cuenta a los jóvenes que a las mujeres”, ha señalado la responsable del estudio, pidiendo también a las organizaciones agrarias “espacios de autoorganización” para el sector femenino.

Print Friendly, PDF & Email