A siete puntos faltando 24: la machada que busca el Real Zaragoza

Los maños reciben este domingo al Girona en La Romareda. Foto: Real Zaragoza (Tino Gil)

Pese a que el Real Zaragoza suma tres jornadas consecutivas sin conocer las mieles del triunfo, no todo está perdido, ni mucho menos, para el conjunto aragonés. Eso sí, alcanzar la sexta plaza, la única al alcance a día de hoy, exige que los hombres de Juan Ignacio Martínez protagonicen una machada difícilmente imaginable. Son 24 los puntos que restan por disputarse y los maños se encuentran a siete de los playoffs de ascenso.

Con la amenaza del descenso ya totalmente descartada, a trece puntos de la quema y con un cuarteto en la zona de peligro que parece incapaz de sumar tanto, ya sólo resta mirar hacia arriba y prolongar, al menos, la sensación de no estar en tierra de nadie. Es el Real Oviedo la escuadra que a día de hoy ostenta el puesto que tantos anhelan, y entre asturianos y aragoneses hay nada más y nada menos que siete clubes que pelean por lo mismo.

Por ello, y aunque aquí las matemáticas no son ciencia cierta, sí sabe el Real Zaragoza que el margen de error ha pasado de ser mínimo a prácticamente nulo. Las sensaciones en cuanto al juego se van recuperando, de hecho, pudo vencer en Tenerife y sus prestaciones tenderán a mejorar con la progresiva reaparición de los lesionados. Pero de sensaciones ahora ya no se vive y eso implica, entre otras cosas, no perdonar la vida al rival como sucedió en suelo insular.

De las ocho fechas que restan, cuatro las disputarán los maños en el Estadio Municipal de La Romareda. Visitarán la ciudad del Ebro Girona y Burgos, ambos por encima, además de Lugo y Alcorcón: el primero cerca de sellar la permanencia y, el segundo, de certificar su marcha a la inferior categoría.

Mientras, de órdago son los choques que medirán las fuerzas como visitantes de los blanquillos. Sociedad Deportiva Huesca, Eibar y Oviedo, antes de cerrar la Liga en terreno de juego del filial de la Real Sociedad.

La buena noticia es que, al ser muchos de ellos rivales directos, tres puntos valen más que oro y sería más sencillo, en caso de triunfo, ascender puestos en la tabla clasificatoria. La mala, que cualquier tropiezo hará que las palabras, y también las ilusiones de una presunta machada, vuelen a la velocidad del cierzo hasta la próxima temporada.

Print Friendly, PDF & Email