El valle del Ebro toma posiciones para liderar la revolución del hidrógeno verde

El edificio Pignatelli ha acogido la presentación de este Corredor del Hidrógeno Verde

“Polvo, niebla, viento y sol, y donde hay agua una huerta. Al norte los Pirineos y al sur la Sierra callada. Pasa el Ebro por el centro con su soledad a la espalda”. Con estos versos de José Antonio Labordeta como protagonistas, que marcan los ingredientes principales de las energías renovables (viento, sol y agua), se ha presentado este lunes en Zaragoza el Corredor del Hidrógeno Verde, un proyecto por el cual Aragón, Cataluña, Navarra y País Vasco se han unido para erigirse como una gran región conjunta que busque posicionarse a liderar la producción del hidrógeno verde, candidato a sustituir a los combustibles fósiles y a lograr un futuro sin emisiones en la aviación y el transporte pesado.

Actualmente, Aragón cuenta con diversos proyectos empresariales en marcha relacionados con esta fuente de energía, con la elaboración de mezclas de inyección de hidrógeno en las redes de gaseoductos, producción de biogás procedente de residuos de granjas o la inversión de la estadounidense Raven, así como algunos presentados al concurso del Nudo de Andorra. “Hay cuestiones que las aporta una comunidad y otras, otra comunidad. Queremos hacer un gran proyecto de una gran región que sea referente en descarbonización, movilidad, renovables y eficiencia energética, no yendo uno por cada sitio”, ha expuesto el vicepresidente y consejero de Industria aragonés, Arturo Aliaga.

En conjunto, las cuatro regiones se han comprometido a producir hasta seis gigawatios de hidrógeno verde en 2030, lo que “supera ampliamente” las expectativas que se tenían hace unos años, a lo que se suma, tal y como ha remarcado, el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial de Navarra, Mikel Irujo, de toda la infraestructura alrededor que requiere una fuente de energía. “No es solo producir hidrógeno, sino inversiones de diferentes empresas de construcción de manufactura para la industria del hidrógeno, como electrolizadores o sistemas de almacenamiento. La cooperación es completa, en toda la cadena de valor”, ha explicado.

Un Corredor que nace con vocación y espíritu de “colaboración” entre los territorios, convirtiéndose en un importante “hub” del sur de Europa, refrendada por el consejero de Empresa y Trabajo de Cataluña, Roger Torrent. “Los gobiernos hemos impulsado iniciativas propias en torno al hidrógeno. Hoy expresamos nuestra voluntad de sumar fuerzas y proyectos. Es una apuesta tecnológica, de sostenibilidad y por la autonomía estratégica de Europa”, ha señalado Torrent.

Como ejemplo de esta colaboración lo aporta País Vasco, que ya cuenta con su propio Corredor del hidrógeno con 71 organizaciones y entidades, pero que apenas genera el 10% de la energía renovable que necesita. “Somos capaces de tener un posicionamiento más allá de estas cuatro comunidades, sino que, a través de nuestra participación en redes internacionales, podemos convertirnos en referente europeo. Es una gran oportunidad que no podemos desaprovechar. Aprendemos lo que nos enseñen en Aragón y compartiremos conocimiento con el resto de actores”, ha mantenido su consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia.

Este corredor nace de la mano del proyecto Shyne, un consorcio liderado por Repsol para promover la descarbonización en la industria con el hidrógeno verde, y que llega en un momento “clave” de “disrupción energética” por la invasión de Ucrania, ha reconocido el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, que ha presidido el acto en la capital aragonesa. “Tenemos que reforzar el suministro de las fuentes energéticas, aportar por la diversificación, garantizar el suministro de gas y explorar nuevas vías que nos supongan una mayor independencia”, ha declarado.

El acto de presentación ha tenido lugar en la sede del Gobierno de Aragón y ha contado con la intervención de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien ha dado protagonismo al hidrógeno dentro del Perte de energías renovables, que movilizará una inversión superior a 16.300 millones de euros, de los que 6.900 serán aportaciones públicas. “La economía del hidrógeno está aquí para quedarse y las apuestas de territorios, empresas e industrias como las vuestras, que están aportando soluciones críticas, hasta el punto de ser capaces de producir hasta el 70 o el 80% de aquello que necesitamos para producir hidrógeno en nuestro país”, ha remarcado.

Print Friendly, PDF & Email