Diez castillos y fortalezas donde dormir en Aragón a cuerpo de rey

Parador de Alcañiz

Soñar con una vida rodeada de lujos y trajes de época al más puro estilo «Bridgerton» podría no estar tan lejos como parece. De hecho, adentrarnos en un castillo medieval o en un palacio de lujo sin salir de Aragón es posible. A lo largo de las tres provincias aragonesas, diferentes hospederías, torreones y palacetes guardan en su interior la auténtica esencia de la vida en épocas pasadas brindándonos la posibilidad de tener nuestros propios aposentos.

En Alcañiz, el Castillo de los Calatravos de los siglos XII-XIII que conserva la torre del homenaje, el campanario, la sacristía y la parte reconvertida en palacio aragonés, cuenta además con su propio parador para que la visita en su interior no se quede en un mero paseo diurno, sino que permite a sus visitantes pernoctar admirando sus murales góticos o su fachada barroca.

Castillo de Ateca

Con un aspecto diferente, pero con la misma idea de viaje al pasado, el Hotel Castillo de Ateca invita a «refugiarnos en el castillo que llevamos dentro» en un espacio cuyos orígenes se remontan al año 974. En concreto, este hotel está situado en el casco antiguo de la localidad y, tras un largo proceso de rehabilitación, el antiguo Castillo de Ateca cuenta con 11 habitaciones dobles con una presentación renovada y moderna.

Castillo del Añón del Moncayo

Y más allá de un refugio, el Castillo de Añón en el corazón del Parque Natural del Moncayo, se erige como un auténtico paraíso de caballeros y damas andantes. Pese a contar con nueve estancias, cada una de ellas es totalmente diferente y está decorada de una forma única, inspirándose en el mundo medieval. Todas tienen en común que son silenciosas, acogedoras y se han cuidado hasta el último detalle.

Castillo de Ayud

Muy cerca del casco histórico de Calatayud y del río Jalón se encuentra también el hotel Globales Castillo de Ayud. En su aspecto exterior se ven claramente diferenciados dos edificios, uno de ellos moderno que nada tiene que ver con la vida en siglos pasados, pero sí la edificación con la que se conecta. Se trata de un edificio histórico en tonos anaranjados conocido como el Chalet de los Sánchez que alberga habitaciones superiores equivalentes a hotel de cuatro estrellas y uno de los restaurantes.

Castillo de Bonavía

En Pedrola, a tan solo media hora de la capital aragonesa y reconocido por muchos por sus grandes celebraciones de eventos, encontramos el Castillo Bonavía. Es un hotel único con un singular diseño medieval y sofisticadas y modernas instalaciones que ofrecen al visitante el máximo confort con todas las medidas de seguridad.

Castillo de Bulbuente

Y si hablamos de torres y palacios, seguramente el Castillo-Palacio de Bulbuente o Palacio de los Abades de Veruela es, sin duda, otro de esos imprescindibles. El alojamiento se encuentra en un edificio histórico rehabilitado, formado por una torre medieval del siglo XII, un palacio del siglo XV con capilla, una bodega del siglo XVI y unos amplios jardines. Así, más allá de la zona de habitaciones, esta ubicación cuenta con zonas expositivas, colecciones de arte y arqueológicas y un enorme jardín con bodega histórica.

Castillo de Grisel

Por su parte, con la intención de cumplir el sueño de muchos de dormir en un auténtico castillo medieval, el Castillo de Grisel brinda la posibilidad no solo de dormir, sino de incluso convertirse en «dueño» del mismo por un día. Este castillo gótico del siglo XIV cuenta con todos sus elementos originales y ha sido restaurado durante 30 años, hasta poder abrir sus puertas en 2014. Dispone de habitaciones cuidadosamente decoradas según diferentes géneros literarios, pero también puede llegar a alquilarse también integro para reuniones, cenas medievales, bodas y eventos.

Hospedería Castillo de Loarre

Protagonista de cine, el Castillo de Loarre, uno de los más importantes de España por el conjunto amurallado y por la iglesia, también tiene su propia hospedería. Ubicada bajo la atenta mirada de la imponente edificación del siglo XI, en plena plaza central, esta hospedería altoaragonesa se sitúa en un edificio del siglo XVI y conserva el carácter íntimo y relajado de la época en sus doce habitaciones.

Hospedería de Sádaba

Situada en la comarca de las Cinco Villas y a tan solo 850 metros del castillo que le da nombre, se encuentra también la Hospedería de Sádaba. En un edificio de época reformado, en pleno corazón de la comarca, se funden el arte, la historia y la cultura, dando la posibilidad a los amantes de la Naturaleza de realizar un recorrido por el Monumento Natural de las Bardenas Reales, catalogado así por su singularidad y belleza.

Torre del Visco

En la provincia de Teruel aguarda también una de las joyas de la corona. La Torre del Visco, en Fuentespalda, tiene la grandeza de una finca medieval, pero con todo el confort y facilidades de un boutique hotel moderno, rodeado de una belleza natural todavía virgen. Las 100 hectáreas que rodean este hotel, incluyen jardines extensos y románticos con más de 50 variedades de rosas, un huerto y finca ecológica donde se cultivan las aceitunas, almendras y productos de temporada que se incorporan en los platos que ofrece también su restaurante.

Otras edificaciones de ensueño

Hotel Palacio del Obispo de Graus

Junto los anteriores castillos, Aragón también esconde en su territorio otros edificios más modernos con los que vivir una auténtica experiencia de ensueño. Es el caso, entre otros, del Hotel Palacio del Obispo en Graus. Fue una antigua residencia obispal, construida en el siglo XVII, la cual todavía se conserva su estructura y fachada original. Por ello, toda su decoración hace que cada estancia sea única con paredes de piedra vista y pretende transportar al huésped a una época pasada sin renunciar a las comodidades actuales.

Hotel Monumento Almenara de Copau

Una sensación similar transmite, junto al Canal Imperial de Aragón y del aeropuerto de Zaragoza, entre los barrios de Miralbueno y Garapinillos, la Almenara de Copau. Construida en 1915, se trata de una antigua casa donde se daba cobijo a los trabajadores encargados de cuidar y gestionar las aguas del canal. Además, fue residencia de veraneo para la burguesía zaragozana de principios de siglo XX. Cuenta con una elegante arquitectura modernista de muros gruesos y techos altos, con líneas clásicas en su fachada y minuciosos detalles constructivos que recuerdan que Zaragoza es una de las localidades donde el modernismo se vivió con mucha intensidad, destacando en España y Europa.

Hospedería Castillo Papa Luna

Por último, aunque todavía falta un tiempo para poder volver a dormir entres sus muros, no podía faltar en esta lista la Hospedería Castillo Papa Luna en Illueca. Este establecimiento ubicado en la Comarca del Aranda ocupa una parte del Palacio-Castillo Medieval en donde nació Benedicto XIII, el Papa Luna. El alojamiento del Palacio, Monumento Nacional desde principios de los años treinta, fue totalmente reformando en 2006 y ofrecía habitaciones y suites con todas las comodidades que los clientes del siglo XXI exigen a un hotel de esta categoría. Ahora, esta hospedería de propiedad municipal que lleva sin albergar clientes desde 2017 podría reabrir sus puertas más pronto que tarde.

Print Friendly, PDF & Email