La ambulancia blindada enviada por España ya está en manos del Ejército ucraniano

La ambulancia blindada enviada a Ucrania. Foto: Ministerio de Defensa

El Ejército ucraniano ya ha recibido el vehículo RG-31 versión ambulancia blindada que envió España para apoyar en el traslado de heridos, especialmente de la asediada ciudad de Mariupol.

Según una información de Infodefensa recogida por Servimedia, el vehículo sanitario ha llegado en un avión A400M y ha sido entregado en un punto no especificado, por motivos de seguridad, cercano a la frontera con Ucrania.

Junto con el vehículo, Ucrania ha recibido en ese mismo vuelo 54 pales (83 metros cúbicos) de medicamentos y material sanitario procedente del Centro Militar de Farmacia de la Defensa (Cemilfar) y del Hospital Gómez Ulla.

La ambulancia blindada forma parte del lote de 150 vehículos RG-31 Nyala adquiridos por el Ministerio de Defensa a la empresa BAE Sudáfrica -a través de la española Santa Bárbara Sistemas- para incrementar la seguridad los militares desplegados en Afganistán. Diez de estos blindados son de la versión ambulancia.

El RG-31 tiene un peso máximo en combate de 17 toneladas, una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora y está equipado en su versión estándar con una ametralladora de 12,70 milímetros o 7,62 milímetros MG-3 y lanzagranadas LAG-40. El monocasco fabricado completamente en acero, con blindaje soldado, y una suspensión alta que protege a la tripulación contra el fuego de armas ligeras, detonaciones de minas anti-tanque e IED, gracias a la disposición en forma de V que permite expandir la onda emitida por un artefacto explosivo hacia los laterales del vehículo.

La altura libre del punto de detonación a la estructura del vehículo es el principal factor de protección del blindado. Además, cuenta con sistemas de antiexplosión y contraincendios basado este último en el gas halón e incorpora inhibidores de frecuencia.

El modelo en servicio en el Ejército lleva un motor diésel de seis cilindros e inyección directa con potencia de 275 caballos y transmisión automática de cinco velocidades. Puede afrontar una pendiente máxima longitudinal de 60% y lateral de 25%.

Versión ambulancia

La versión ambulancia dispone de una escalera metálica con un peldaño abatible en la parte trasera del vehículo que facilita el embarque de las bajas, según se describe en la revista de Sanidad Militar. Asimismo, el portón posterior es más grande, las ventanas traseras y laterales están blindadas, y posee numerosos armarios a ambos lados para el correcto almacenaje del equipo sanitario y del resto de material del vehículo.

Esta versión no cuenta con armamento externo (ametralladora calibre 12,70 milímetros), únicamente está disponible el armamento de autodefensa de cada uno de los miembros del equipo sanitario. El vehículo tiene en el exterior cuatro estructuras metálicas de almacenaje, dos a cada lado del compartimento trasero. Cada estructura está fijada con correas de sujeción ajustables. También tiene en su interior de dos soportes de almacenaje para dos botellas de oxígeno y está equipado con cinco conexiones de oxígeno.

En la parte trasera del vehículo va montada una camilla de accionamiento eléctrico-mecánico y un dispositivo controlado por cable permite manejarla para embarcar a la baja. La camilla está fijada por unos soportes controlados neumáticamente y puede ser bloqueadas cuando está en posición de conducción. Los distintivos y dispositivos de aviso del vehículo ambulancia consisten en una sirena, luces delanteras, laterales y traseras destellantes.

Material sanitario

El vehículo cuenta con una preinstalación fija de material sanitario y otra variable dependiente del equipo médico. Entre el material sanitario se encuentra dos botellas de oxígeno de 10 litros, desfibrilador, respirados automático, monitor de constantes vitales, aspirados de secreciones, tablero espinal, inmovilizador cervical, cartera de camillero, ampulario y equipo de exploración oftalmología/otorrino.

El personal también dispone de camilla hasta cinco camillas OTAN -dos de ellas plegables-, pulsioxímetros portátiles, capnógrafo, chaleco inmovilizador, juego de férulas neumáticas, mochila SVA y maletín de medicación general. Para la atención fuera del vehículo, suele incorporar una mochila dedicada a la terapia cardiovascular y otra a la respiratoria.

Las camillas OTAN, el material traumatológico voluminoso y las mochila están alojadas en los armarios laterales del vehículo con el objeto de no entorpecer la atención dentro del mismo.

Print Friendly, PDF & Email