Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo: abril congela Aragón con nevadas, frío y cierzo

Zaragoza y Huesca están en alerta amarilla por fuertes vientos este fin de semana

Ya lo decía el refranero popular con ese «hasta el 40 de mayo no te quites el sayo». Y es que abril ha llegado congelando Aragón con nevadas, temperaturas mínimas y un cierzo desagradable que ha hecho que los termómetros marcasen la mañana de este viernes 2 grados en la capital aragonesa, algo que ha llamado la atención de aquellos que recibieron la entrada de la primavera con la ilusión del buen tiempo hace apenas unas semanas.

Por el momento, habrá que esperar todavía algunos días para el sol y las temperaturas agradables, pues este viernes los termómetros no superarán los 10 grados en ninguna de las tres provincias aragonesas debido a la alerta amarilla que la Aemet ha activado por fuertes rachas de viento. En Zaragoza, los termómetros oscilarán entre los 4 grados de mínima y los 9 de máxima y en Huesca, aunque las máximas son las mismas que en la capital, la mínima bajará hasta un helador 1 grado. En Teruel, la provincia más fría, los termómetros se irán hasta los -2 grados y los 7 de máxima.

Para el sábado, la alerta amarilla por fuertes rachas de viento continuará en las provincias de Zaragoza y Huesca y el panorama de temperaturas no será demasiado alentador. En Zaragoza, la mínima será de 3 grados y la máxima de 12, en Huesca la mínima seguirá siendo de 1 grado y la máxima de 9. En Teruel, los termómetros serán, de nuevo, negativos con -3 y 8 de máxima.

Y para acabar el fin de semana…Misma situación. En Zaragoza, la máxima será de 13 grados y las mínimas de 2 grados, en Huesca de -2 y 12 de máxima y en Teruel -4 de mínima y 9 de máxima.

Precaución en las carreteras por nieve

Y aunque la estampa de las carreteras nevadas y los coches con cadenas es más propia del invierno, la realidad es que la Dirección General de Tráfico, DGT, ha alertado de que hay varias carreteras del Pirineo aragonés que están en «alerta roja» por nevadas.

Es el caso de la A-136 a la altura de Sallent de Gállego que, en ambos sentidos, presenta pavimento deslizante, lo que obliga a los vehículos que circulan por ella a llevar cadenas. Además, los camiones y autobuses y vehículos articulados tienen prohibida la circulación por ellas. Misma situación en la A-139 a la altura de Benasque, en ambos sentidos, y en la N-330a y N-330b en el término municipal de Aisa, también en ambos sentidos.

Print Friendly, PDF & Email