DÍA DE LA VISIBILIDAD TRANS

Gabriel Delgado: «Que los trans existamos sigue siendo una cuestión ideológica para muchos»

Gabriel Delgado y su familia durante una manifestación Lgtbiq

Gabriel Delgado no se resignó en 2019 a la negativa del registro civil de Catalayud a cambiarle al nombre. Él no había elegido su nombre y todo lo que conllevaba. Sin embargo, gracias al apoyo que recibió su causa, Gabriel consiguió entonces un paso que, para muchas personas trans, es vital. Y es que al problema que se enfrentó Gabriel sigue siendo bastante común para personas trans. Los obstáculos tanto administrativos, incluso en muchas ocasiones sanitarios, siguen siendo el día a día de estas personas que solo buscan, reconocimiento y equidad ante y con las personas cis (cuya identidad de género corresponde con su género asignado al nacer).

Pregunta.-Casi dos años después del cambio de nombre, ¿Cómo ha ido desde entonces?
Respuesta.-Es un cambio a la normalidad. Es muy raro, ahora no tengo miedo. Cuando me matriculé en la universidad, que he empezado este año, todos los papeles venían a mi nombre, la beca venía a mi nombre. No tengo que dar explicaciones de más a nadie. Cuento quien soy a las personas que quiera contárselo. Siento que se respeta mi privacidad.

P.-¿Cómo es de importante que las administraciones sean conscientes de la realidad Trans?
R.-Es un paso vital, literalmente. El derecho a nombre está recogido entre los derechos que tienen los niños. Es lo más básico. Para que existan las cosas se tienen que nombrar, es como impedir que existan los zurdos.

P.-Desde que luchaste por el cambio de nombre te has convertido en un referente, ¿Cómo lo lleva? ¿Recurre a ti mucha gente?
R.-En realidad, no es que recurra tantísima gente. Siento que he sido un apoyo más con la difusión de mi caso y mi situación. Creo que he llegado a bastante gente y considero que, si yo he podido, todos pueden. Es como un grito de aliento. Y es que la verdad, no fui la primera persona a la que le cambiaron el nombre. Pero sí que es cierto que fui la primera persona que no se resignó a que no se lo cambiaron. He sido un apoyo, no hay referentes en nuestro mundo, no hay referentes españoles que den la cara, realmente es algo duro.

P.-Hay muchos jóvenes que no reciben el apoyo de su entorno a la hora de comunicar que son trans, ¿cómo es de importante el apoyo familiar y social?
R.-Muy importante. Nadie sabe quién es en la adolescencia, nadie sabe qué pasa en esa etapa y decirte tu familia que lo que te pasa es negativo y que no te va a apoyar, es muy duro. En todos los casos la familia es importante.

P.-¿Faltan referentes trans?
R.-No es que falten, estar están. Los trans hacemos activismo, por así decirlo, en nuestro círculo, vamos encendiendo bombillas de un edificio. Realmente, los trans somos referentes para alguien en todos los lugares. Porque en todas partes puede haber alguien trans. Lo que falta son referentes con potencia en un nivel más amplio, más allá de un circulo de amigos. Que está muy bien que seas el referente en tu círculo de amigos o en tu ciudad. Pero el que todas las personas conozcan esta situación y que se den cuenta que bien pueda pasarle a ello o, simplemente, saber que existimos si que hacen falta en todos los ámbitos. Aun así, sí que ha habido un aumento de referentes.

P.-En alguna ocasión, ¿crees que detrás de alguna negativa médica o administrativa a un proceso de transición trans hay una cuestión ideológica?
R.-Creo que puede ser una mezcla de todo, pero sobre todo de ignorancia. En Aragón ya había una ley trans que contemplaba mi situación, simplemente se desconocía la aplicación de esta ley o bien no se le hacía caso o bien no llegaban suficientes casos. Esta ese factor de la ignorancia y luego está también el tema ideológico que, lamentablemente, existir o no sigue siendo una cuestión ideológica para muchos y ya, para ellos, que las personas tengan derecho es otro tema.

P.-¿Qué opinas de la Ley Trans?
R.-La ley no es definitiva y en eso hay un consenso general entre todos los trans y todod los colectivos transincluyentes. Es un gran paso que no se tiene que negar ni criticar. Sí que es cierto que hay que seguir construyendo encima de esta Ley que deja aparte a muchas personas trans, también, en algunos casos se legisla dudosamente, sobre todo en el caso de las personas transmigrantes. No hay que matizar, hay que trabajar en ello. Tiene que ser una Ley que busque la equidad y no la igualdad, las personas trans necesitamos unas cosas diferentes a las personas cis.

Print Friendly, PDF & Email