Aragón ha tramitado ya 968 protecciones temporales a ucranianos que huyen de la guerra

El espacio de Zaragoza se ha preparado en Extranjería de la Jefatura Superior de Policía de la avenida de Valencia

Los equipos de las Brigadas de Extranjería y Fronteras de la Policía Nacional en Zaragoza, Huesca y Teruel han tramitado hasta el momento 968 protecciones temporales a ucranianos que huyen de la guerra. De ellas, 439 corresponden a menores. Además, hay 665 ciudadanos de esta nacionalidad que ya tienen cita previa, por lo que se estima que actualmente podría haber en Aragón 1.633 ucranianos que buscan un futuro lejos del conflicto.

El dispositivo se está llevando a cabo con la máxima agilidad gracias a la intensa colaboración institucional y al trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que, como ha destacado la delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, “están haciendo un trabajo ejemplar, lleno de sensibilidad, y que permite que estos ciudadanos tengan sus permisos de residencia y trabajo a partir de las 24 horas en las que se solicita el trámite”.

Además, y cumpliendo con el compromiso de gestionar las solicitudes a la mayor brevedad, desde este lunes ha empezado a funcionar una nueva oficina de la Policía Nacional en Jaca, donde ya había 69 ucranianos citados con anterioridad. Este servicio es temporal y se mantendrá activo hasta el 4 de abril, pero se ofrecerá más días si es necesario.

En concreto, se han tramitado 648 protecciones en Zaragoza (278 a menores); 206 en Huesca (de ellas 104 son menores y, en concreto, 18 son menores no acompañados que están tutelados por el Gobierno de Aragón) y 114 en Teruel, de las que 57 corresponden a menores.

El pasado 10 de marzo se publicó en el BOE la norma que desarrolla la directiva europea que establece el derecho a la protección temporal. Los ucranianos que acuden a las comisarías designadas, una vez presentada su documentación, consiguen su permiso de protección temporal en un plazo máximo de 24 horas desde que lo solicitan. Este documento les permite automáticamente residir, trabajar o estudiar en la Unión Europea un año, que es prorrogable hasta tres años, sin tener que solicitar asilo. Tras el primer trámite, en un mes y medio aproximadamente recibirán la tarjeta definitiva, pero los derechos les serán concedidos de forma inmediata.

Print Friendly, PDF & Email