Alerta máxima por riesgo de descenso en el Casademont Zaragoza

El cuadro rojillo ha cogido una muy mala dinámica y peligra su participación en Liga Endesa

No pudo conseguir Casademont Zaragoza la victoria en la cancha de Hereda San Pablo Burgos (78-56) y la caída a puestos de descenso es una realidad. En el primer choque de Dragan Sakota en el banquillo rojillo y el debut de Kilpatrick nada cambió y quedan en la memoria las palabras de Jaume Ponsarnau: “Es un candidato al descenso”. El choque quedó marcado en el primer parcial, lo que obligó a ir a remolque a los zaragozanos todo el partido y terminó en una caída estrepitosa.

Bone y Renfroe con sendos triples abrieron el encuentro, pero Nnoko con un tiro y un mate sumó mientras replicaba Waczynski de triple para el 7-6. La anotación era fluida en ambos equipos y Thompson añadió su media distancia en la producción rojilla. Los primeros rebotes favorecían a Burgos, igual que alguna pérdida, para el 17-10 y el tiempo de Sakota. Gamble tapaba a Thomson y Eddie con dos triples abrió al 23-10, a base de rebote ofensivo (min.6). Cook cerró el parcial con Hlinason, Yusta y el debutante Kilpatrick en pista y San Miguel. Eddie con su cuarto triple abría más diferencias para cerrar el cuarto en clave local 28-13.

Nnoko regresó por Gamble sin que Casademont Zaragoza encontrase su juego pero sumando Kilpatrick desde el 4.60 al 30-17. Iba con más convicción al rebote ofensivo el bloque de Sakota y así tenía el premio de los libres, con mayor solvencia defensiva pero con nervios que provocaban pérdidas. Waczynski rotó a Kilpatrick cuando Bone puso rasmia. Se encendió el equipo rojillo, solvente en rebote defensivo y el triple de Yusta saltó al 33-26. Cook dirigió el tramo final antes del descanso, al que se llegó 38-30 con el mate final de Radoncic.

Tras la pausa, la anotación se ralentizó en ritmo con Waczynski atento para el robo y el 2+1 de Thompson para seguir recortando al 42-37, quien sumó la tercera en la siguiente jugada y Hlinason a pista que se metió también con 3. Las posesiones comenzaban a tensarse, aunque Casademont tuviese hasta dos rebotes seguidos sin premio y el triple de Dani Díez castigara al 47-37 tras un 5-0 de parcial local. Los locales apretaban en defensa y tapaban a los tiradores rojillos. Otro parcial local lo cortó Hlinason de mate tras la asistencia de Cook y un libre de Yusta. Otro arreón de Burgos dejó el 56-40 al final de cuarto.

En el último cuarto en desventaja, San Miguel de triple y Yusta trataban de limar la diferencia que había labrado ya el equipo de Paco Olmos, a base de mayor acierto anotador. Ahí los locales tenían ya la inercia del marcador hasta el 65-47 (min.34). Yusta asumió el papel anotador y Benite el de los triples para acabar de decidir el duelo.

Print Friendly, PDF & Email