La UZ no prevé retrasos significativos en las obras de Filosofía y Letras por la falta de materiales

Desde la Universidad de Zaragoza mantienen los plazos iniciales, con apenas unos posibles demoras de “algunas semanas”

Las obras de Filosofía y Letras, previstas para entregar en los primeros meses de 2023, no sufrirán retrasos “significativos” por la falta de materiales que está afectando a todos los ámbitos, incluida la construcción. Desde la Universidad de Zaragoza mantienen los plazos iniciales, con apenas unos posibles demoras más allá de “algunas semanas”, aunque sí reconocen que “hacer previsiones en estos momentos sobre los suministros es más que atrevido”.

Así lo ha expuesto el rector, José Antonio Mayoral, antes de la celebración de la Festividad de la Universidad de Zaragoza, conocida anteriormente con la denominación del patrón, San Braulio, aunque se decidió eliminar las referencias religiosas por petición de los sindicatos estudiantiles. Unos actos que, dos años después, han podido tener lugar con público tras dar por superada la pandemia, aunque con una mirada puesta en el conflicto en Ucrania y en las consecuencias que puede acarrear.

A este respecto, la UZ decidió tomar medidas como apagar la calefacción y optimizar horarios para ahorrar en la factura energética. Por ello, Mayoral ha reclamado “corresponsabilidad” al alumnado y a los trabajadores, reivindicando que otros centros universitarios han “copiado” estas iniciativas. “Los estudiantes están entendiendo las medidas. No tenemos derecho a quejarnos en el primer mundo cuando vemos lo que estamos viendo. Pasemos un poco de frío o calor, tengamos menos iluminación, apaguemos ordenadores y, si esto va a más, seguiremos profundizando. No nos queda otra”, ha expuesto.

Gobierno de Aragón y Universidad de Zaragoza han reivindicado las buenas relaciones entre ambas instituciones

Acuerdo de financiación

Esta Festividad también ha estado marcada por el reciente acuerdo de financiación, aprobado este miércoles en Consejo de Gobierno, y que aportará cerca de 1.100 millones de euros para la Universidad. En este sentido, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha reivindicado los progresos llevados a cabo en las relaciones entre ambas instituciones desde 2015, cuando “tenía que recurrir a los tribunales para cobrar las subvenciones”.

En este sentido, el líder del Ejecutivo ha remarcado que, en estas dos legislaturas, las aportaciones han pasado de 152 millones anuales al nuevo acuerdo por el que se destinarán 208 millones en 2023. “No es menos relevante el incremento de la cuantía asignada a las becas, que se han multiplicado por diez, como el número de estudiantes beneficiados por esta política que es fundamental”, ha expuesto Lambán.

Porque, para el Gobierno aragonés, la Universidad de Zaragoza “va a ser fundamental en todos los terrenos”, entendida como un “motor económico, cultural y de pensamiento” de la Comunidad. “Si ha habido un factor que ha ayudado a que la historia de Aragón sea un éxito ha sido la Universidad de Zaragoza, que alcanzó su autonomía tres años después del Estatuto. Desde entonces, hemos ido de la mano y creciente en todos los terrenos de manera acompasada y simultánea”, ha descrito Lambán, recordando las “buenas relaciones” entre ambas instituciones.

La Universidad de Zaragoza ha eliminado, a petición de sindicatos estudiantiles, la denominación de San Braulio a esta celebración, que ha recuperado sus actos habituales con público tras dar por superada la pandemia
Print Friendly, PDF & Email