Zaragoza, más cerca de la Semana Santa: el concurso de tambores y bombos vuelve dos años después

El concurso de tambores es una prueba de fuego que mide la calidad musical de las cofradías zaragozanas

Peanas, hábitos, cíngulos, sudarios, capirotes, terceroles, velas, incienso… Pero, sobre todo, tambores, bombos, timbales y cornetas. Poco a poco, Zaragoza va experimentando su particular metamorfosis hacia la semana de pasión. Siete días de venerar y recordar la vida y muerte de Cristo, de solemnizar y al mismo tiempo llenar de ruido las calles de la capital aragonesa. Porque la Semana Santa en Zaragoza es estruendo, es tradición, es historia, es turismo, y este fin de semana entra en la recta final para que en menos de un mes las cofradías procesionen a la luz del día, y también a la luz de la luna. El acto previo principal a la gran fiesta sacra vuelve este domingo -tras la pandemia- al Príncipe Felipe (10.00 horas), y no es otro que la XLVII edición del Concurso y Exaltación de Instrumentos Tradicionales de la Semana Santa zaragozana. Antes, el sábado 26 de marzo a las 17.00 horas, tendrá lugar la exaltación infantil también en el mismo recinto zaragozano.

Nervios a flor de piel, tensión por hacer las cosas bien y marchas instrumentales en las que se lleva meses y meses trabajando. El concurso de tambores es una prueba de fuego que mide la calidad musical de las cofradías zaragozanas, y que en esta ocasión está organizado por la Cofradía del Descendimiento de la Cruz y Lágrimas de Nuestra Señora. “Vamos a mantener la estructura de siempre, pero aprovechando los nuevos tiempos que vivimos hemos planteado alguna novedad. Vamos a emitir algún audiovisual el día del concurso, y la disposición en la propia cancha la hemos modificado un poquito con la intención de agilizar el acto y dinamizarlo para el público asistente”, explica el vicedecano de la Cofradía del Descendimiento, Pablo García.

Por su parte, el presidente de la Junta Coordinadora de Cofradías, Mariano Julve, expresa que la fecha la esperan con “intensidad” porque, echando la vista atrás, recuerda como “hace dos años en vísperas del concurso tuvimos que suspender las actividades”. “Confiamos en que sea el arranque y tengamos una Semana Santa como las de antes de la pandemia”, dice.

Para poder llevarse a cabo, la Junta Coordinadora de Cofradías trabaja desde hace meses en su organización. A pesar de su desarrollo en apenas una mañana, todo tiene que estar perfectamente planeado y dispuesto. “Se tarda muchos meses en organizar”, asegura García, explicando que hay muchas instituciones implicadas, que hay que encontrar patrocinios que sufraguen costes y que es necesario elaborar un dossier que recoja todos los aspectos a tener en cuenta. “Si no se organiza con el debido tiempo no se puede celebrar. Ya en el mes de octubre presentamos el dossier para que la Junta Coordinadora lo aprobase, y en función de los recursos de los que hemos dispuesto se pueden incorporar unas cosas u otras”, recalca.

Puede parecer un simple concurso de instrumentos tradicionales, pero para los zaragozanos, y especialmente cofrades, es mucho más que eso. A él llegan, además, hermandades de otras localidades y Comunidades, como una de Almassora (Castellón) u otra de Alagón (Zaragoza). “Es un concurso de referencia de los instrumentos tradicionales. Aunque se celebre en Zaragoza no sólo participan cofradías de la ciudad. Eso deja al concurso de Zaragoza en un nivel como uno de los concursos punteros en el toque de estos instrumentos. Ojalá la participación se siga incrementando”, pide el vicedecano de la Cofradía del Descendimiento, organizadora de la XLVII edición del Concurso y Exaltación de Instrumentos Tradicionales de la Semana Santa zaragozana.

Dos años de silencio

El evento regresa al Príncipe Felipe de Zaragoza dos años después, imposibilitado desde 2020 por la pandemia. Tradicionalmente, es un acto que ha tenido gran acogida en el público, y en esta ocasión, confían en que se repita. “Este año es una incógnita, si nos basamos en la participación que ha habido en los ensayos de las cofradías parece que va a ser bastante similar a lo que estábamos acostumbrados. También podría incrementarse porque después de dos años la gente tiene ganas de volver a hacer este tipo de eventos. Es un acto que gusta mucho, ya se ven muchas cofradías juntas, con hábitos, se ven los guiones, los estandartes…”, subraya Pablo García.

22 días han pasado desde que diera comienzo la cuaresma, y menos de un mes queda (16 días) para que el arzobispo de Zaragoza, Manuel Escribano, oficialice el pregón de la Semana Santa en la plaza del Pilar. La ilusión cofrade, en los días previos a la celebración del certamen del tambor y el bombo, se desborda por los cinco costados. “Vivimos estos días con especial ilusión porque parece que ya vamos a poder celebrar la Semana Santa tal y como estamos acostumbrados. Sin olvidar que nunca se ha dejado de celebrar, lo que no se ha podido celebrar son las procesiones. El concurso y la exaltación es ese primer acto común”, ha asegurado García.

El mismo sentimiento evidencian en uno de los principales protagonistas de la pasión zaragozana. Desde la Junta Coordinadora de Cofradías aluden a que ya se están celebrando muchos actos previos, y más que están por venir. Sin ir más lejos, este lunes 28 de marzo será la presentación oficial de la Semana Santa en el Ayuntamiento de Zaragoza. “Lo vivimos con mucha intensidad porque está habiendo muchos actos de cofradías, de asociaciones culturales, de otras entidades como el Museo Diocesano Alma Máter… Son días próximos, por lo que estamos impacientes, la evolución de la pandemia es buena, y casi quedará estar pendientes del tiempo, que nos garantice que podamos celebrar una Semana Santa en la calle con normalidad, que la estamos esperando con muchísima emoción y mucha intensidad”, asevera Julve.

Entre las cofradías favoritas, la del Señor Atado a la Columna, ganador el último año; la propia organizadora del evento, el Descendimiento de la Cruz y Lágrimas de Nuestra Señora, o la Hermandad de San Joaquín y la Virgen de los Dolores, que también ha habituado a llevarse el primer premio en muchas de las citas. Los Nazarenos serán los encargados de abrir el concurso, mientras que será la Exaltación de la Santa Cruz quien cierre el telón del primer acto oficial de la Semana Santa zaragozana de 2022, que vuelve con más ilusión que nunca para llenar las calles de pasión, culto y respeto.

Print Friendly, PDF & Email