Los vecinos de Delicias se ponen en marcha para paliar la soledad no deseada de sus mayores

El 34% de las personas mayores de 80 del barrio de Delicias viven en soledad

Todos necesitamos tiempo a solas, para descansar, para pensar o simplemente porque nos gusta. Sin embargo, cuando no se busca esa soledad, el sentimiento de estar aislado puede ser devastador, especialmente en personas mayores. Ya antes de la pandemia la Asociación de Vecinos «Manuel Viola» de Delicias se propuso atacar este problema y ofrecer compañía a todos los residentes que la necesiten. Ahora, con una pandemia a sus espaldas, van a aumentar el número de voluntarios para llegar a más personas y ampliar su actividad.

«La soledad no deseada no es un fenómeno nuevo, pero actualmente se palpa más debido a los cambios sociales», ha señalado la trabajadora social de la Asociación de Vecinos de Delicias, Isabel Antón. Con la edad aumenta el riesgo de sufrir soledad no deseada, algo que se agrava por factores como el cambio de modelo de familia y de las relaciones vecinales, la movilidad geográfica de los hijos o el resto de la familia o, incluso, la accesibilidad de la vivienda. Con esta iniciativa, desde 2019 un grupo de 13 voluntarios busca «mejorar la calidad de vida de estas personas mayores que viven en situación de soledad no deseada para disminuir sus efectos y, sobre todo, incidiendo en la prevención», ha explicado Antón.

Según los últimos datos del Ayuntamiento, en Delicias viven casi 21.000 personas mayores de 70 años, la mayoría viven con familiares, pero un 25% de las personas de más de 65 años que viven en el barrio de Delicias están solas. Y en el caso de mayores de 80 años, la cifra asciende al 34%. Gracias a este proyecto, los voluntarios de Delicias han conseguido aliviar la soledad de 35 personas mayores y con el nuevo grupo de voluntarios esperan llegar a muchas más.

Con una campaña que repartirá carteles y folletos en puntos clave del barrio y que se difundirá en redes sociales, la Asociación de Vecinos de Delicias espera reclutar los suficientes voluntarios como para crear dos nuevos grupos. Aquellos que se quieran presentar deberán pasar una entrevista, una selección y una fase formativa antes de que los profesionales de Atención Primaria y Servicios Sociales les asignen personas a las que hacer compañía. Todo ello para asegurar que los voluntarios tienen la formación adecuada para encargarse de estas personas.

En esta nueva fase del proyecto se van a centrar en la atención presencial. «Puede ser tomar un café en la vivienda de la persona acompañada, jugar a la baraja o leer un relato. Incluso, si la movilidad de la persona lo permite, pues darse una vuelta a la manzana», ha detallado Antón. Hasta ahora, y en gran parte debido a la pandemia, las «visitas» consistían en llamadas telefónicas, de forma que no se ponía en peligro la salud de los mayores. Pero ahora quieren poder salir a la calle y muchos de los usuarios de este servicio están deseosos de conocer a esas personas con las que llevan tanto tiempo hablando por teléfono.

El concejal presidente de la Junta de Distrito de Delicias, Alfonso Gómez Gámez, que también ha acudido al acto de presentación de la campaña, ha señalado que «no debe quedar al arbitrio de entidades como Cáritas, las asociaciones vecinales o los voluntarios, cosas que debería subvenir la Administración como poder público». Sin embargo, ha añadido, «no se puede llegar a todos los sitios, con lo cual, la colaboración de las entidades vecinales y de las personas es importantísima para poder llegar a más gente».

En esta iniciativa también participan Cáritas, el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento de Zaragoza, el Centro de Día Hogar Delicias del IASS, los Centros Municipales de Servicios Sociales Delicias I y II, los Centros de Salud Delicias Norte y Sur y los Centros de Convivencia de personas mayores Terminillo, Ciudad Jardín y Delicias.

Print Friendly, PDF & Email