Los supermercados pierden 130 millones al día por el paro transportista

Según García de Quevedo, se están viendo afectados todos los sectores alimentarios

El secretario general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), Felipe Medina, ha informado este miércoles de que los supermercados están perdiendo 130 millones de euros al día por el impacto del paro de los transportistas, mientras que el director general de FIAB, Mauricio García, ha afirmado que la cadena alimentaria está “más tensionada que en los peores momentos de la pandemia”.

Así lo han indicado en una rueda de prensa conjunta convocada por las asociaciones que integran a la cadena de valor agroalimentaria y del gran consumo que abarca a los supermercados (ACES y Asedas), los grandes distribuidores (Aecoc y Anged), la industria de alimentación y bebidas (FIAB), las cooperativas agrarias (Cooperativas Agro-Alimentarias) y la hostelería (Hostelería de España).

El director general de FIAB ha subrayado que la situación provocada por los diez días de paro transportista “no son problemas aislados”, ya que hay centros de producción parados y otros que prevén hacerlo en los próximos días. Según García de Quevedo, se están viendo afectados todos los sectores alimentarios: lácteos, carne, huevos, pesca, congelados, aceites, conservas, dulces, azúcar, panadería, harinas y cereales, vino, cerveza, aguas minerales, zumos, café y la alimentación para animales, entre otros.

Asimismo, las patronales no han descartado que las empresas vayan a recurrir de nuevo a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). “Es evidente que, si una compañía se ve obligada a cerrar una actividad productiva, utilizará los instrumentos que el ordenamiento jurídico le permita para intentar minimizar ese impacto», ha señalado el director general de Aecoc, José María Bonmatí.

El director general de Cooperativas Agroalimentarias, Agustín Herrero, ha relatado que, entre las complicaciones que está provocando el paro, está habiendo zonas donde no se está pudiendo dar salida a la leche, lo que provoca “problemas de carácter medioambiental” y costes por tener que tirar el producto. También los puertos, especialmente los de la zona norte del país, Murcia y Andalucía son zonas de especial conflictividad.

Las consecuencias también se están dejando notar en las exportaciones. Herrero ha afirmado que la exportación a Europa “está muy afectada”, pues, en condiciones normales “cientos de camiones diarios salen hacia la Unión Europea”, situación que ahora “está muy limitada” y perjudica tanto a productos perecederos y no perecederos como el aceite o el vino.

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo de Anged, Javier Millán-Astray, y el presidente de ACES, Aurelio del Pino, han insistido en que los problemas se recrudecen cada día, ya que los esfuerzos para encontrar proveedores alternativos para evitar el desabastecimiento en las tiendas están incrementando los costes. Por ello, han apelado al Gobierno a adoptar medidas lo antes posible. “Realmente me cuesta entender que no se esté negociando”, ha señalado Millán-Astray.

Por otro lado, el secretario general de Hostelería de España, Emilio Gallego, ha puesto el foco en el sistema de fijación de precios de la energía y la fiscalidad. Para el representante de los hosteleros, ambos sistemas “necesitan una reforma”, y ha indicado que su sector se siente “penalizado” por estar abocado a trabajar durante las franjas de mayor consumo eléctrico.

Transportistas

Todos los intervinientes han coincidido en pedir responsabilidad a los convocantes del paro de transporte y han insistido en el daño que está provocando la situación a la economía del país. “Entendemos las complicaciones, pero nos parece que no se puede bloquear toda una cadena alimentaria con las consecuencias económicas y sociales que supone”, ha señalado el responsable de las cooperativas agrarias.

Ante la petición de los transportistas de no trabajar por debajo de costes, Bonmatí ha afirmado que “no tiene sentido pactar precios mínimos” porque es algo que “queda fuera del marco de competencia”, aunque ha señalado que los transportistas “tienen que cubrir sus gastos y obtener beneficios para poder invertir”.

Print Friendly, PDF & Email