La DGA perfila con los colectivos sanitarios los últimos retoques del Plan para la Atención Primaria

Repollés ha defendido que la estrategia de Aragón “cumple con todas aquellas premisas que se consideran generales para toda la Atención Primaria”

Garantizar una Atención Primaria de calidad, efectiva y eficiente para cuidar de la salud de una población con una alta carga de enfermedad asociada al envejecimiento, las enfermedades crónicas y la dependencia, accesible para toda la población y con elevada capacidad de resolución; y buscar la equidad en todo el territorio a nivel asistencias. Estos son los objetivos que ha marcado este martes la consejera de Sanidad, Sira Repollés, en la presentación de la jornada “El futuro de la Atención Primaria y Comunitaria en Aragón”, que ha reunido a más de 60 colectivos (representantes del Consejo de Salud de Aragón, sindicatos presentes en la Mesa Sectorial de Sanidad, Colegios Profesionales sanitarios y Asociaciones de Atención Primaria) para debatir sobre este nivel asistencial y perfilar las últimas líneas de acción de la estrategia aragonesa, antes de entregarla al Ministerio de Sanidad el próximo 31 de marzo.

“Tenemos una oportunidad histórica de cambiar y actualizar la Atención Primaria. Una oportunidad para adecuarla al nuevo escenario, incorporando aquellas lecciones que hemos aprendido durante la pandemia”, ha indicado Repollés. “Es el momento de recoger aportaciones y reflexiones para que el documento que se remita al Ministerio represente no sólo al Departamento, sino a la Atención Primaria en Aragón en su conjunto”, ha asegurado la consejera.

En este sentido, Repollés, ha defendido que la estrategia de Aragón “cumple con todas aquellas premisas que se consideran generales para toda la Atención Primaria”, contemplando las peculiaridades de la Comunidad. “Una Comunidad dispersa, envejecida, que tiene gran cantidad de recursos, y que es la región que mayor número de médicos tiene por habitante con cuatro”, ha subrayado la consejera, afirmando que todavía es un plan “vivo”, en el cual el Departamento de Sanidad pretende “introducir todas aquellas modificaciones, mejoras o sugerencias que todos los agentes sociales, el Consejo de Salud, los sindicatos o los colegios consideren que son necesarias o pertinentes”.

El citado plan de acción, cuyas líneas generales fueron aprobadas en el seno del Consejo Interterritorial de Sanidad (CISNS), y que ahora ha de ser adaptado por cada una de las Comunidades, deberá estar concluido y presentado al ministerio este mes, con acciones a desarrollar a lo largo de 2022 y 2023 e indicadores de evaluación que serán seguidos conjuntamente entre Ministerio de Sanidad y las Comunidades.

Así, uno de los primeros objetivos es dotar al Sistema Nacional de Salud de la financiación finalista necesaria. Entre 2011 y 2015, la Atención Primaria tuvo una disminución del gasto por persona en Aragón del 25%. Desde 2016, sin embargo, se ha incrementado su presupuesto entre un 3,6% y un 13,7% en consonancia con el aumento de la inversión global en Sanidad, de modo que, en el 2021, el presupuesto destinado a Primaria supone el 33% de la cuantía reservada para la asistencia sanitaria y un gasto por habitante de 1.786 euros.

“A finales de esta semana pretendemos que se gestione la financiación, o se determine qué porcentaje de cofinanciación hay de las Comunidades con el Gobierno, y qué porcentaje de cofinanciación van a actuaciones concretas. Sólo tenemos los fondos de digitalización de en torno a cinco millones de euros y algunos fondos específicos como para salud bucodental que son de 1,5 millones de euros”, ha expuesto Repollés.

Recursos humanos

Respecto a la dotación de recursos humanos (en estos momentos alrededor de 3.500 profesionales trabajan en Atención Primaria), uno de los principales propósitos es reducir la temporalidad y flexibilizar la gestión del personal. Asimismo, se considera prioritario aumentar la capacidad de resolución de los equipos de Atención Primaria, con la identificación de los procedimientos que pueden ser realizados desde Primaria y su dotación, así como la optimización de los procesos administrativos. “En próximas fechas, con la oferta de más de 200 plazas de médico de familia, se cubrirán un buen número de las plazas estructurales todavía vacantes de Aragón. Además, se ha creado la especialidad de Enfermería Especialista en Familiar y Comunitaria con 106 plazas”, ha detallado la responsable de Sanidad.

En esta línea, se busca entre otras cuestiones reducir el éxodo a otras Comunidades, aunque hasta ahora está siendo “testimonial”. “Somos de las pocas regiones que tenemos esta tasa de plazas de enfermería familiar y tenemos que seguir incentivando el hecho de crear plazas de calidad y en el medio rural evitar el éxodo”, ha confirmado la consejera.

Digitalización

En lo que se refiere a la digitalización, una de las líneas de trabajo se basa en el desarrollo de herramientas para facilitar la atención sanitaria a través de proyectos de teleconsulta, videoconsulta, acceso a imágenes médicas y otras funcionalidades para la mejora de la gestión de la demanda; así como para el apoyo a los cuidados de crónicos y altas necesidades. “Hemos establecido muchos sistemas de información, están desordenados, pero nos han permitido tener cierta capacidad de control de las personas con respecto a sus sistemas sanitarios”, ha destacado Repollés, reconociendo que necesitan una reorganización y ser potenciados.

“Hemos creado una plataforma única donde se puedan integrar todos los dispositivos para que se mejore la accesibilidad y nunca sustituyan la presencialidad, y ese sistema redunde en la interrelación de los médicos para mejorar la calidad de la asistencia y centrar la medicina en la persona”, ha afirmado la titular de Sanidad, sobre un Plan de Digitalización del Salud que fue presentado la semana pasada.

Consolidar la enfermería

El nuevo modelo también apuesta por actualizar la cartera de servicios de Atención Primaria, reorganizar los equipos y consolidar el rol de la Enfermera Familiar y Comunitaria, gracias a la creación de esta categoría profesional, incluyendo esta especialidad como mérito prioritario para el acceso a bolsas de empleo, y priorizando los procesos de indicación de medicamentos y productos sanitarios por los enfermeros.

En esa redistribución de competencias, Repollés ha señalado que Aragón tiene una peculiaridad y es que no se puede “estandarizar la forma en que trabajan los equipos en todos los centros de salud”, por las diferencias tanto en la ratio de pacientes como en el perfil de la población. “Por eso tendremos que basar la atención en aquellos perfiles más orientados al cuidado como la enfermería, tenemos que potenciar la capacidad de los mismos usuarios en autodiagnóstico, potenciar las escuelas de salud, trabajar en salud comunitaria”, ha continuado.

Y por ello, desde la DGA también se autoimponen esa “exigencia importante de formación, de los profesionales y los usuarios”. “En ningún momento vamos a pretender que los usuarios de todo el Sistema Nacional de Salud (SNS) tengan capacidades de digitalización. Por esto tenemos un plan ambicioso de formación a través del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud el cual también tiene una financiación. Conseguiremos con esto empezar a integrar todas estas modificaciones en una mejora de la asistencia”, ha zanjado.

Print Friendly, PDF & Email